Después de cinco meses de ausencia y el fracaso de la educación online, Argentina inicia su vuelta a clases en San Juan

345
Foto: Gobierno de San Juan

San Juan marca el camino en Argentina. No solo por haber tenido un buen manejo de la pandemia, sino por ser la primer provincia en regresar a las aulas después de haberse suspendido las clases presenciales desde el 16 de marzo, a tan solo un par de semanas del inicio del ciclo electivo 2020.

La vuelta a clases fue para los chicos del último año del primario y secundario en 288 escuelas. Hubo un 70% de presentismo en el turno mañana en un promedio entre escuelas públicas y privadas. El ciclo primario estatal tuvo la asistencia más baja, 49% de los alumnos convocados. Las escuelas privadas, el más alto, concurrió el 89%.

Directivos, docentes y personal no docente llegaron muy temprano a las instituciones para dejar todo listo y recibir a la mitad del alumnado de sexto año tras casi cinco meses sin chicos en las aulas, entre clases virtuales y guías de papel.

Retorno voluntario

Como hace cinco meses atrás, Marcos de 11 años llegó a antes de las 8 de la mañana a su escuela acompañado de sus padres. A diferencia de aquella oportunidad, Marcos cambió los abrazos a sus compañeros por saludos con el codo. En vez de salir corriendo a dejar la mochila en el aula o patear una pelota de papel antes que toque el timbre, el joven alumno tuvo que mantener distancia de sus compañeros.

Todos los alumnos que decidieron regresar voluntariamente a las aulas, al llegar a la escuelas se encontraron con fajas de seguridad pegadas en el piso con el fin de que cada uno respete la distancia a la hora de ingresar. Al acercarse el horario de ingreso, el personal no docente y de maestranza ultimaba detalles. Sin lugar a dudas una de las tareas más arduas en este retorno a clases será la de los porteros, quienes tendrán la difícil tarea de mantener la higiene de las distintas instituciones educativas.

Al comienzo de la jornada, Marcos tuvo que someterse a los exigentes protocolos de higiene y salubridad que tiene la provincia, pese a registrar tan solo 22 casos desde que inició la pandemia por el coronavirus. Al ingreso del establecimiento educativo se le tomó de temperatura como a cada uno de sus compañeros, que además recibieron un kit de higiene, que incluyó alcohol en gel, un tapaboca, jabón líquido y una toalla personal en una bolsa confeccionada con tela vegetal.

“Cuando llegué quise abrazar a mis compañeros, los había extrañado mucho. Estábamos todos felices pero respetando el protocolo”, expresó Marcos en un programa de la Televisión Pública, donde el niño contó que tuvo clases con 12 compañeros durante 80 minutos.

Marcos tendrá que ir toda esta semana a la escuela. La siguiente, lo hará el otro grupo que dispuso la escuela ya que se van turnando con sus otros compañeros. En ese tiempo que no vaya a clases recibirá guías por Whatsapp que deberá completar en su casa.

Acto oficial

Las sonrisas de los niños quedaron ocultas por los tapabocas que tienen que ser utilizadas en todo momento. Sin recreos ni oportunidad de sociabilizar, tanto los alumnos como los maestros tienen que mantener al menos 1,5 metro de distancia en todo momento y el lavado de manos debes ser constante. Tampoco está permitido que compartan material escolar ni la merienda.

“El día de hoy es histórico, ver los guardapolvos blancos con todo lo que esto implica, ni más ni menos que en la tierra del gran maestro de América”, dijo el gobernador de San Juan Sergio Uñac quien encabezó el reinicio del ciclo lectivo en la provincia destacando la figura del Domingo Faustino Sarmiento. El acto de regreso tuvo lugar en la escuela 12 de Agosto del departamento de Pocito bajo estrictas medidas de prevención. El establecimiento educativo fue remodelado para la ocasión.

“Esto implica un enorme compromiso de los docentes, del Gobierno de la provincia y de toda la comunidad sanjuanina. El esfuerzo que se ha transitado en estos meses permite que de a poco en los departamentos comiencen a abrirse nuevamente las escuelas, para la concurrencia física y podamos seguir sosteniendo este enorme desafío que tenemos por delante en un regreso seguro”, añadió el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, quién acompañó de manera virtual el acto de inicio de clases.

Hoy retomaron la actividad 10.500 estudiantes de la provincia de San Juan y mañana volverán las clases en Catamarca. En muchas provincias patagónicas se espera volver a clases a principios de septiembre si se mantienen las condiciones epidemiológicas.

Una catátrofe

Esta semana, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, alertaba de que el mundo enfrenta “una catástrofe generacional” por el cierre de las escuelas y pedía su reapertura cuando la transmisión esté controlada. En Argentina hay cientos de localidades donde no se registraron casos de coronavirus, sin embargo las autoridades siguen demorando la aperturas de las escuelas que son un pilar fundamental para las sociedades.

En el país, se estima que el abandono escolar post cuarentena puede alcanzar hasta el 45% dependiendo de “los contextos sociales, geográficos, tecnológicos. Es por eso que la lucha contra la deserción escolar se debe transformar en una obligación del Estado, donde quedó a la vista que el sistema necesita de inversión.

El fracaso de las clases virtuales muestra las falencias que tiene el país en conectividad donde se registró un alto porcentaje de alumnos “ausentes o desconectados”. Según estimaciones de la Encuesta de la Deuda Social Argentina del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia (UCA), en el tercer trimestre de 2019, el 48,7% de los chicos de entre cinco y 17 años, no contaba con una computadora en su hogar, y el 47,1% no tenía servicio de internet fijo en la vivienda. El 78% del déficit en el número de computadoras impacta en el 25% más pobre de la población.

La pandemia no solo puso en evidencia las falencias del sistema educativo actual, sino que puso en descubierto las desigualdades educativas que todavía existen en Argentina donde se viven realidades totalmente distintas en cada localidad del país. Aún existe una marcada diferencia entre los alumnos con mayor poder adquisitivo y los de menores ingresos. El coronavirus, acentuó las diferencias entre el alumno rico y el alumno pobre, y en esta oportunidad, el Estado no podrá desentenderse ni mirar para otro lado.