Hace minutos de dio a conocer la noticia que todos los opositores querían escuchar. La Justicia declaró nulas las elecciones en Tucumán y ordenó que se vuelva a votar. El peor escenario para el partido oficialista. Mientras Manzur, Alperovich y Cristina Fernández de Kirchner se apuraban en que la oposición reconozca el resultado de las elecciones, el opositor Cano hacía todo lo posible para presentar pruebas para declarar nula las elecciones. Y lo logró.

Un fallo de la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo, determinó que los comicios realizados el 23 de agosto en la provincia de Tucumán quedaron anulados. Según trascendió, la medida será apelada por el Estado, quien tiene dos días para recurrir ante la Corte de la provincia, en la búsqueda de que los jueces supremos convaliden la votación que dio como ganador a la fórmula del Frente para la Victoria (Manzur-Jaldo), y se impuso por una diferencia de casi el 12%.

Más de tres semanas después de que se realizaran los comicios, el tribunal de segunda instancia hizo lugar al pedido que realizó el viernes 4 de septiembre el Acuerdo Por el Bicentenario (APB), el partido que llevaba como candidato a gobernador a José Cano.

El escrito presentado por el APB estaba conformado por 63 fojas. Solicitaba la suspensión del escrutinio definitivo y que se convoque a nuevos comicios en todas las categorías, por considerar que “la elección en Tucumán presenta elementos de un fraude integral que supera a los hechos ocurridos solamente el día de la votación”.