por Diego Albarracín

Noches frías de invierno incentivan a buscar refugio en los cines, y ésta se vuelve una oportunidad ideal para compartir en pareja o entre amigos. Así fue que decidí ir a ver una película con mi pareja. Lo único que me motiva a ir al cine y soportar largas colas, berrinches de niños, suelos pegajosos con pochoclo dulce, teléfonos celulares indiscretos, y una larga lista de quejas, es el impacto de los efectos especiales por medio de una pantalla gigante en mi cerebro. No busco contenido, en cuanto a ello estoy resignado, así que dejo que la película la elija mi novio. Pero el sentido es inabolible. La pantalla grande decanta sueños y frustraciones, anhelos, luchas y utopías. Construye un imaginario y deja de lado al mundo que no muestra. La opción fue Transformers 4. La era de la extinción. El objetivo se cumplió, mi cerebro no pudo captar el bombardeo de efectos especiales y quedé literalmente con la boca abierta. Como era de esperarse, las actuaciones son pobrísimas y pueden juntarse con pala los cliches y los estereotipos que el primer mundo maneja sobre sí mismo y sobre el resto del planeta. Los escenarios son igual de sorprendentes que los efectos especiales y entre ellos se destacan postales magníficas de China. Citando al periodista Marcelo Stiletano del diario La Nación: Desde que apareció en 2007 como expresión cinematográfica del universo animado y de juguetes creado por la empresa Hasbro a fines de la década del 80, Transformers hizo mucho en favor de ese Hollywood dispuesto a conquistar el mundo sobre la base de despliegue visual, explosiones, efectos digitales, apelaciones patrióticas, espectacularidad en el más amplio sentido de la palabra, visiones apocalípticas. Además remarcó que la participación china fue crucial en la producción a partir de un apoyo financiero de la compañía China Movie Media Group a los estudios Paramount, junto con la presencia en el elenco de dos taquilleras estrellas del cine oriental. Sin embargo faltó aquí mucho por decir. Las primeras tres películas de la saga recaudaron US$2670 millones y la cuarta costó US$210 millones de dólares batiendo record de recaudación en su primera semana en todo el mundo con más de US$400 millones, de los cuales 222 pertenecen al mercado chino. La película se realizó en una acción conjunta de Hasbro, Paramoun Pictures, China Movie Media Group y Jiaflix Enterprises.
Hasbro es una compañía de juguetes asentada en Pawtucket en el estado de Rhode Island en Estados Unidos. Es el mayor fabricante de juguetes en el mundo. Cotiza en el NASDAQ (National Association of Securities Dealers Automated Quotation), la bolsa de valores electrónica y automatizada más grande de los Estados Unidos, con uno de los volúmenes de intercambio por hora más grande en el mundo. Hasbro posee aproximadamente nueve empresas subsidiarias entre ellas Cartoon Network Latinoamérica y dentro de los productos más conocidos por nosotros tenemos juegos y juguetes de Marvel Comics como El hombre araña, Wolverine, Iron Man, El increíble Hulk; G.I. Joe, los autitos de los que fui fanático en mi infancia los Micro Machines de los cuales aún conservo algunos, El señor Cabeza de Papa, Mi pequeño pony, Alien, Pokémon, Las Guerras de las Galaxias, Indiana Jones, Los Hombres X, Jurassic Park, Calabozo y Dragones, Pictionary, ¿Quién es quién?, El juego de la vida, Bob Esponja, Pucca, Transformes y Monopolio entre muchos otros.
Por otro lado Paramoun Pictures es un estudio de cine fundado en 1912 en la ciudad de Hollywood, California que actualmente pertenece al conglomerado mediático estadounidense Viacom Inc. (Video & Audio Communications) considerado como el cuarto en importancia en el mundo; también dueño de DreamKorks, MTV, VH1, Nickelodeon, la Bollywood en India, acuerdos con Microsoft para Xbox Live, MSN y Windows; participación mayoritaria en el Bellator Fighting Championships; y una larga lista. Viacom fue conocida también por demandar a Youtube y Google por mil millones de dólares reclamando derechos de autor.
China Movie Media Group está involucrado en el gigante asiático en una variedad de negocios que incluyen producción, distribución, exhibición, importación y exportación de cine y televisión, gestión del circuito de cine, construcción del cine digital, revelado de impresión y procesamiento, la gestión de equipos y productos auxiliares, publicidad y gestión de la propiedad, así como de bienes raíces. Este grupo está estrechamente ligado con el estado chino mediante la Administración Estatal de Radio, Cine y Televisión ejerciendo una estricta regulación de contenidos, siendo además la única empresa de importación de contenidos. Este grupo abrió recientemente una oficina en Los Ángeles solidificando su relación con Paramount. Zhang Gen Ming, consejero y delegado fundador del grupo chino declaro que: El mercado del cine de China ha mantenido un crecimiento de 30% cada año y se ha convertido en el mercado de taquilla segundo más grande del mundo. El establecimiento de nuestra nueva oficina en Los Ángeles es sólo el comienzo de la relación entre los dos países más grandes en el creciente mercado del cine mundial. Además, debido a que había muchos componentes chinos a Transformers 4, parecía una alianza natural y convincente.
Pero esta alianza carece de toda naturalidad. Aquí entra en juego la cuarta asociada en la creación de Transformes 4: Jiaflix Enterprises. El gobierno chino anunció que quiere implementar su propia plataforma de alquiler de contenido audiovisual vía streaming, la cual competirá contra Netflix. Para ello se une con la compañía china llamada Jiaflix Enterprises. Las compañías estadounidenses que se sumen a este proyecto obtendrán ganancias de él. Sid Ganis el presidente de Jiaflix Enterprises dijo respecto a las películas chinas Son tan buenas como las películas estadounidenses, francesas o inglesas. Ahora tenemos que dar un salto en el sentido contrario y tratar de que el cine chino haga buenos negocios en Estados Unidos. Podemos hacerlo. De hecho lo están haciendo si además tenemos en cuenta la creación de DMAX 3D. Junto con el Instituto de Investigación de China de Cine de Ciencia y Tecnología, la mega empresa China Movie Media Group creó DMAX, un formato de película de pantalla grande en 3D desarrollado para romper el monopolio de pantalla grande de la Canadiense IMAX en China. La primera película estrenada en formato DMAX fue Prometeo, la precuela de Aliens en el 2012.
Aún continúo con la boca abierta al reflexionar la incidencia que han tenido en mi infancia estas corporaciones al haber sido parte de mis juegos, mis juguetes y mis fantasías. Recuerdo pelear como un G.I. Joe con mis amigos. Hoy, ya adulto salgo al cine con mi pareja y veo Transformers. A su vez estas corporaciones modelan la imaginación de nuestros hijos, o mejor dicho los hijos de mis amistades. Maravilla de los sentidos que no pueden abolirse y van uniéndose casi sin que yo los controle. Pienso en los Fondos Buitres y sus relaciones monopólicas, nuestras dependencias económicas y psíquicas en esta lucha de Titanes que siempre sucede entre nosotros (viles mortales) quienes no somos de acero, no venimos de otro planeta, no somos civiles fortuitamente militarizados quienes tenemos que luchar para que el mundo no se acabe en las próximas 24 horas. Feliz 9 de Julio para todxs.