“Lilita” Carrió: “Hay un atropello, y yo sé que Cristina viene por todo, y viene en estos seis meses”

519

En una entrevista para el diario La Nación, Elisa Carrió volvió a salir a escena pese a que había dicho que se retiraba. Durante su diálogo con Jorge Liotti, la exdiputada nacional entiende que ciertas decisiones del Gobierno requieren de su regreso al ruedo, especialmente la reforma judicial. En la primera entrevista que hace en el año deja definiciones claves en contra de los movimientos del kirchnerismo, pero también hace señalamientos hacia adentro de Juntos por el Cambio.

Cuando se le preguntó cuáles son los motivos por los que está en contra de la reforma judicial, la exlegisladora afirmó que se debe a que “la defensa de la Constitución es irrenunciable”, y que el 17 de agosto, día en el que se realiza una marcha en oposición al Gobierno nacional, se lo debe pensar como una “defensa de la Constitución, la verdad, la justicia, que es lo único que nos puede asegurar convivir entre nosotros”.

“Hay un atropello institucional que es muy complejo y que involucra a todos los poderes del Estado. Hay un atropello institucional en el Senado con esta violación de la obediencia a las medidas judiciales; un atropello institucional cuando se dictan decretos prohibiendo reuniones familiares a lo largo y ancho del país; cuando tratan de remover a jueces naturales de las causas, como es el caso de Bruglia y Bertuzzi; cuando se agravia gratuitamente al presidente de la sala segunda de la Cámara Federal, Irurzun, y a su colega Cattani, sin los cuales ninguna de estas causas estaría viva en la Argentina. Son héroes de la Nación. Es decir, hay un atropello, y yo sé que Cristina viene por todo, y viene en estos seis meses. Es algo más allá del punto de la reforma”, expresó Lilita Carrió.

La exdiputada nacional cargó duramente contra la vicepresidente de la Nación y afirmó que la vuelta de Cristina Kirchner “es un déjà vu” y que “va por todo”. “Eso pasó cuando ganó el Acuerdo Cívico en las elecciones en 2009 en todo el país, ahí empezaron las peores leyes en seis meses, incluso la ley de medios”, agregó.

Consideró que la vicepresidente tiene “la última oportunidad” porque el año que viene es electoral. “Por eso se vuelven más restrictivos con la pandemia, no quieren que la gente se manifieste, y yo creo que hay que manifestarse, de manera pacífica, garantizando la distancia”, comentó aunque pidió especialmente que los adultos mayores, las personas que tienen algún riesgo de enfermedad o mayores a 60 años “no asistir”, pero “sí podemos usar desde cada casa de la Argentina una cacerola para acompañar a los que se manifiesten físicamente o en auto”.

Lilita Carrió expresó que Cristina “está sin límites” y desesperada por su situación judicial. “Es una persona que en algunos momentos, cuando se vuelve eufórica, no tiene límites”, afirmó.

Lilita Carrió también se refirió al presidente de la Nación Alberto Fernández y deslizó que no puede manejar a Cristina y consideró que ella es la presidente. “Por supuesto hay discusiones, pero hay un liderazgo que tiene los votos y que define. Acá no hay una vicepresidenta, acá hay una presidenta. Él (Alberto Fernández) tiene una parte de las decisiones, pero no la puede manejar a ella, y ella no puede ser manejada tampoco ni por la propia Cámpora más moderada, ni por su propio hijo, por sus características personales”, disparó.

La exdiputada nacional reconoció que hubo errores durante el Gobierno de Cambiemos y afirmó que “esos errores se pagan”, sin embargo destacó que si la campaña empezaba en marzo, “la ganábamos”. “La única que hizo campaña de marzo a octubre fui yo. Solo el último mes lo convencí a Macri de que había que salir, y sacamos el 40%. La orden era que no había que salir ni acompañar a los candidatos en las provincias. Creo que por el miedo algunos jugaban a la derrota. Pero cometimos errores y no se pueden volver a cometer, no solo electorales, sino también errores de gobierno”, expresó.

Lilita Carrió se refirió al viaje de Macri a Europa y expresó que esas a ella no le interesan, porque “un expresidente tiene derecho a estar donde quiera”. “No es fácil dejar de ser presidente de un día para otro. Yo recuerdo a Alfonsín, que todavía creía que era presidente después de 20 años. Le hace bien al expresidente estar afuera para tomar perspectiva y darse cuenta de que no es mas presidente. Es difícil perder el poder, yo lo vi en muchos presidentes, menos en Illia”, destacó.