Notas

Israel, un país que asombra y sorprende (parte I)

 por Hernán Solomin (*)

Una soleada tarde de diciembre de 2008 retorné –desde mi ciudad natal de La Plata, Argentina– a Israel con mayor entereza para enfrentar nuevamente la difícil adaptación a un país que no se estanca a pesar de todos los conflictos que padece. Mi experiencia anterior consistió en haber vivido cuatro años en Jerusalén desde enero de 2000.

El reencuentro con mi hermana Giselle, esposo y sobrinas fue emotivo. Además de idas y venidas al banco, al Ministerio de Inmigración, el Seguro Nacional (símil de la Administración Nacional de Seguridad Social) –como ciudadano que retorna– busqué trabajo, vivienda y participar a nivel social cultural.

En el informal grupo Encuentros Latinos establecí un cálido marco de amistad con argentinos, uruguayos y venezolanos. Mantenemos encuentros con israelíes para hablar solo en hebreo, realizamos paseos y una tarde afloró la valentía interior para declararle mi amor a Mariana una agradable, bonita y simpática mujer mendocina que vino a vivir a esta tierra en el año ’82.

Vivimos en Natania un municipio que da al mar Mediterráneo ubicado a 30 kilómetros al norte de Tel Aviv, el centro económico financiero, y 64 de la portuaria industrial Jaifa por la autopista de la costa.

La ciudad de 207.031 habitantes se destaca por sus playas, parques, zonas comerciales y en el año 2013 fue sub sede de la Eurocopa sub-21 de fútbol.

Viven zabras (naturales de Israel), inmigrantes judíos: etíopes, europeos, latinoamericanos, orientales (provenientes de países árabes), rusos; la minoría árabe más los trabajadores extranjeros, legales e ilegales, que han llegado desde la India, Tailandia, Filipinas, Ghana, Mali o Sudán.

Un crisol de colores, olores, sabores, costumbres, creencias, idiomas, vestimentas entre la antigüedad versus la modernidad a nivel social, cultural, económico, edilicio, educativo, político, tecnológico, religioso y sexual. La convivencia no es sencilla aunque hay proyectos de integración a nivel escolar, musical y teatral.

(*) Periodista Editor de Info Israel Magazine, Natania, Israel.

Related posts

El amor nuclear en los tiempos del cólera económico

Francisco Galindez

Ya puso día, hora y lugar

Martin Rodriguez

Señor, si señor!!!

Francisco Galindez

Ni de aquí, ni de allá: sólo expresarnos

Martin Rodriguez

Siempre lo supe

Martin Rodriguez

La mentira de la máquina difamadora de Szpolski y Garfunkel

Ernesto Losada

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más