En España ya no hay restricciones de movimiento ni directrices, entró a la fase de responsabilidad individual

218

El diario El País de España resaltó que en el país ibérico ya no hay restricciones de movimiento ni directrices más allá de la higiene de manos, la distancia de seguridad y el uso de la mascarilla. Pero el virus sigue circulando y no se debe bajar la guardia: bienvenidos a la fase de la responsabilidad individual.

El medio español afirmó que esta es “la nueva normalidad”. Tras casi 100 días de estado de alarma, más de 245.000 infectados por el coronavirus y 28.300 fallecidos con la covid-19, España entra en una nueva fase.

EL PAÍS ha consultado con altos cargos que pilotaron la pandemia en cinco comunidades autónomas cómo afrontan la nueva etapa y advierten de que es el momento de la gente y de poner a prueba la responsabilidad individual. “Sentidiño y cumplir las medidas de protección individual”, resume el gerente del Servicio Galego de Saúde (Sergas), Antonio Fernández-Campa.

Ahora estamos en la fase de solicitar la responsabilidad individual. Tenemos noticias, como el brote de Pekín, que nos desasosiegan y nos inducen a la alerta. Es el momento de la gente, que no hay mejores medidas de prevención ahora que las que están en nuestras manos”, apunta la consejera de Salud de Castilla y León, Verónica Casado.

La comunidad fue prudente en la desescalada tras el impacto del virus, que afectó especialmente a las provincias próximas a Madrid, donde la covid-19 azotó con fuerza. “Es una responsabilidad compartida y controlar la epidemia depende de todos: lavado de manos, distancia de seguridad y mascarilla”, insiste la consejera de Salud de Cataluña, Alba Vergés.

Encajar la variable sanitaria y económica en la sociedad es el gran reto de las Administraciones de ahora en adelante. “Nuestro temor es que se disipe el miedo. Es tanta la necesidad de recuperar la situación económica, que tememos que nos haga olvidar que el peligro existe.

Hay que mantener las medidas elementales de protección individual aunque pueda ser costosas para los hábitos de las personas y una incomodidad”, apostilla Julio Pérez, consejero de Sanidad y de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad de Canarias. Pérez, que ha pilotado la pandemia en las islas, dejará la consejería de Sanidad la próxima semana, pero seguirá en el gobierno canario.

La pandemia está más o menos controlada en toda España y, a pesar de pequeños brotes —como los registrados en Girona, en Valladolid o en los hospitales vascos de Basurto y Txagorritxu, entre otros—, la curva epidémica sigue su tendencia a la baja: menos de 200 casos en los últimos siete días.

En el punto de mira, están ahora los turistas que van y vienen y el riesgo de casos importados. “Somos 2,2 millones de habitantes y tenemos 20 millones de turistas al año sumando viajeros y cruceristas. Mover viajeros con seguridad es nuestra mayor preocupación.