El jubilado de Quilmes reveló los detalles de la noche en que mató al ladrón: “Me cagaron la vida”

175

El jubilado que terminó imputado por homicidio tras balear a uno de los ladrones que entró en su casa de Quilmes, Jorge Ríos, reveló los detalles del incidente y aseguró que está “muy preocupado” por “la película que se le viene encima”.

Ríos, quien permanece con arresto domiciliario, recordó lo ocurrido en la noche del 17 de julio, cuando fue sorprendido por cinco ladrones que entraron tres veces en pocas horas a robar a su casa, ubicada en el distrito de la zona sur del conurbano bonaerense.

“Anímicamente, la estamos pilotenando. Se imaginarán que esto no es fácil. Ahora se me viene toda una película encima. Imagínese que yo tengo que seguir viviendo, pero, ¿dónde?, ¿con quién?, ¿de qué manera?. Me cagaron la vida”, lamentó el hombre de 71 años en una entrevista con Maurio Viale por América TV.

El jubilado detalló que los ladrones ya había entrado en dos oportunidades, por eso decidió dejar a mano su pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros y se quedó sentado cerca de la cocina.

“Entre tantas salidas, cerré la reja y le puse nada más el pasador, sin la llave. Habrá pasado una hora. Cuando (el ladrón) tocó el picaporte vio que la reja estaba abierta y se me mandó adentro con todo. Yo agarro el arma y ya lo tenía encima”, dijo.

Y continuó: “Con la luz del televisor, veo que algo le brilla en la mano. Yo pensé que era un cuchillo. Ahí ya nos trenzamos, voló la mesa a la miércoles. Yo lo quería sacar a la mierda. Le entré a gritar de todo”.

Según explicó, logró salir a la parte de afuera de la casa y tras un fuerte forcejeo el delincuente intenta escapar.

“Yo le decía: ‘Tirate al piso que no te quiero tirar’. Cuando se da vuelta veo que no tiene el arma, pero me abraza, me tira al piso. Medio que me levanta y me golpea”, aseguró el jubilado.

A pesar de los golpes, Jorge todavía no había efectuado ningún disparo. Pero luego el ladrón saltó el tapial hacia la casa de la vecina. “Ahí me volví loco. Yo le gritaba a mi comadre: ‘Se te meten adentro, encerrate’”, recordó.

“Cuando me asomo por el tapial, lo veo que está trepando en el techo por una parte que hay una enredadera, no le apunté pero creo que tiré como tres o cuatro tiros, no sé cuánto tiré, encima de noche. Ahí se perdió”, dijo sobre el posible momento en que el ladrón resultó herido.

El jubilado afirmó que nunca supo con seguridad si había herido al delincuente, incluso creyó que le había pegado una patada a una puerta de la casa de su comadre para entrar.

“Salí como un zombi, porque no salí corriendo, salí caminando. Y cuando llego a la esquina lo veo”, continuó. No obstante, dijo que desde ese momento se le “nubló todo”.

Solo recuerda que un vecino salió a ayudarlo y asustado por la posible presencia de otros miembros de la banda de delincuentes le dijo: “Jorge, vámonos que nos matan”.

En ese momento, el periodista Mauro Viale le preguntó si volvió a dispararle al ladrón cuando estaba en el piso. “No me acuerdo”, contestó.

Fuente: Infobae