La gobernadora de la provincia de Santiago del Estero, Claudia Ledesma de Zamora, participó de la primera reunión entre el presidente Mauricio Macri y los gobernadores de todas las provincias argentinas.

Contrariamente a lo que especulaban por lo bajo trasnochados dirigentes kirchneristas que aun “resisten” la llegada de Macri a la Casa Rosada, quienes afirmaban que Claudia de Zamora daría una muestra de “lealtad” rechazando la convocatoria del nuevo presidente. Por lo contrario, la primera mandataria de la provincia argentina más kirchnerista, de acuerdo al porcentaje logrado por la fórmula Scioli-Zaninni (72,06 %) en la última elección presidencial, acudió a la cita en la quinta de Olivos donde compartió junto a los demás mandatarios problemáticas comunes a las provincias que gobiernan.

A la vez que acercó al presidente Macri y su equipo más estrecho un listado de los temas prioritarios para Santiago del Estero, resaltando el tema coparticipación federal y los fallos judiciales de los últimos días que a su entender “produce una situación discriminatoria que debe ser subsanada, ya que afecta al federalismo en su más profunda esencia y no es saludable para el desarrollo armónico y equitativo de la población de gran parte del país”. Temas que espera sean tratados y tenidos en cuenta por la administración nacional entrante.

Esta respuesta positiva a la convocatoria del jefe del estado nacional demuestra la vocación de Claudia de Zamora de trabajar en forma complementada y unificada entre nación y provincia. “Esto lo considero un primer paso muy positivo y pueden contar conmigo para eso, pero también para seguir trabajando todos los días cuidando y defendiendo los derechos de los santiagueños”, opinó la mandataria al concluir el encuentro.

Por su parte, Macri agradeció sinceramente a los mandatarios provinciales el haber accedido a reunirse con él, y anunció que sus equipos acordarán reuniones “provincia por provincia para mejorar las propuestas y llevar adelante una agenda de desarrollo”.

Ya para cerrar, y como una forma de graficar el clima de concordancia y unión que se vivió en esta primera reunión, Macri dijo al respecto “Estamos todos alineados”.