Después de haber dado un exultante discurso, el día que juraron los nuevos funcionarios provinciales, en el que anunció que nunca más ocupará un cargo en la provincia de Salta e insinuó que peleará por la presidencia, el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey, participó de la primera reunión de mandatarios de todo el país con el presidente Mauricio Macri y parte de su gabinete de gobierno en la quinta de Olivos.

Al asado que dio el actual mandatario nacional asistieron los mandatarios de los 24 distritos de Argentina. Allí se trataron los temas más relevantes y urgentes para el normal funcionamiento institucional, social y económico de cada una de las provincias, en relación a la gestión nacional que inicia.

Antes de ingresar a la Quinta de Olivos, Urtubey  tuvo un breve diálogo con la prensa, y expresó que se debe lograr “un régimen de coparticipación distinto para las distintas provincias a partir del fallo de la Corte Suprema”. Recordemos que los dos mandatos de Urtubey fueron muy perjudicados por un modelo basado en una fuerte redistribución de recursos entre provincias. Según un informe de Noanomics, Salta se encuentra entre las provincias más perjudicadas por las transferencias “discrecionales” realizadas durante los 12 años K. Con una diferencia negativa entre aportes por regalías y transferencias, Salta perdió US$ 2.174 millones.

Es por eso que Urtubey remarcó que: “Lo mas importante no es discutir quien maneja la plata, si Nación o las provincias sino como hacemos competitivas a las economías regionales”, continúo el primer mandatario salteño. Y agregó: “Pido que no se discuta poder en términos de dinero”.

Además comentó que busca “discutir la situación de las retenciones vinculadas a las economías regionales”. “Los gobiernos de provincias nos tenemos que involucrar en el tema tenemos que trabajar con el gobierno nacional” en las cuestiones de lucha contra el narcotráfico.

También tuvo tiempo para darle su apoyo al actual mandatario nacional. “El pueblo argentino le ha dado la herramienta a Macri para conducir la Argentina, nosotros lo tenemos que ayudar”, planteó, en declaraciones ante la prensa sobre la calle Villate.

La relevancia que ganó Juan Manuel Urtubey en el ámbito nacional durante estas últimas elecciones, no fue esquiva para el actual presidente.  El protagonismo que Mauricio Macri le otorgó al gobernador salteño no pasó desapercibido para nadie, como tampoco fue criticado este trato privilegiado, ya que dentro del conjunto de los gobernadores es vox pópuli el rol preponderante y fundamental que desde Casa Rosada pretenden imprimirle al mandatario norteño.

Efectivamente, durante el almuerzo, Urtubey se ubicó a la derecha de Macri, y entre ellos la flamante gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, con quien conversó durante toda la comida. Al término de la misma, se desarrolló una conferencia de prensa con el fin de dar a conocer lo hablado y acordado, y atender las preguntas de la prensa. Nuevamente allí quedó evidenciado el trato destacado que Urtubey recibió de parte del presidente de la nación, ya que fue uno de los cuatro gobernadores que integró la mesa, y el único del justicialismo.

Al término del almuerzo que los mandatarios provinciales compartieron con el presidente Mauricio Macri, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, dijo que “lo que queremos es construir federalismo de verdad”.

De acuerdo a lo que confió a El Otro País un colega periodista presente, el carácter dinámico, movedizo y concertador que demuestra Urtubey en su gestión política lo perfila como el interlocutor perfecto entre las provincias del norte argentino y el gobierno nacional. Similar rol se le encomendaría al gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, para la región de Cuyo.

No obstante la cordialidad del trato mutuo, el mandatario salteño no se privó de hacer saber al presidente nacional sus exigencias y expectativas, específicamente en lo atinente a la coparticipación federal, la lucha contra el micro y narcotráfico. “Lo importante es generar ejes de desarrollo, para que las respuestas no vengan siempre del Estado”, añadió.

Respecto a una modificación en el régimen de Coparticipación, sostuvo que “la Corte con su fallo obligó a darnos un espacio para discutir en serio. Hasta que lo logremos llevará un tiempo, pero vamos a encarar el desafío de una nueva ley”.

Este excelente comienzo que significó una nueva forma de relación de ida y vuelta entre nación y provincias augura, como mínimo, perspectivas de mayor equidad en los fondos a distribuir, igualdad en el reparto de obras de infraestructura, y un gobierno central de oídos abiertos a las sugerencias e ideas de todos.