Receta de hoy: Matambre al verdeo y a la pizza

0
4586

banner-01

Domingo argentino, sí señor, el día más idóneo para trascender culinariamente. Hay miles de formas para desenvolverse en el ámbito de las comidas, pero hay que tener ojo, depende siempre de quienes sean los comensales.

Por ejemplo, si en el encuentro gastronómico participan los amigos del trabajo, y resulta que son todos de sexo masculino con características trogloditas, entonces el plato debe ser generoso, rico y simple. Nada de recetas finas ni protocolos británicos. Lo que se acostumbra en estos casos es la parrilla, con una mesa básica de tablas de madera, cubiertos si los hay, chimichurris picantes, pan, y mucha pero mucha bebida. Innecesario convertirse luego en víctima de gastadas y chanzas aludiendo a la femenina delicadeza del plato degustado.

La receta troglodita de hoy es: Matambre al verdeo y a la pizza con verduras asadas. Simple, rico y masculino.

Ingredientes:

  • Matambre de ternera que no supere los 1,4kgs.
  • Cebolla de verdeo (no decimos ciboulette porque deja de ser masculino).
  • Crema de leche
  • Tomates
  • Queso mozarella
  • Batatas
  • Papas
  • Cebollas
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Orégano
  • Ajíes picantes
  • Limones

10410875_10202319968909520_8976068464449259511_n

Lo primero es lo primero, la carne. El o los matambres, no deben pesar más de 1,3 o 1,4kgs. ¿Qué nos dice eso? Muy simple, es tierno y apto para la parrilla. Nada de “tiernizar” el matambre con antelación, eso es puchero sin más, y para esa receta recomiendo osobuco o falda.

Salamos el matambre de ambos lados y desgrasamos si hace falta. Un toque de limón le da un sabor excepcional, pero hay quienes prefieren mantener el PH de la carne intacto y son reacios al agregado cítrico.

Doblamos el matambre en dos, con el lado de la grasa por dentro, y colocamos en la parrilla con un fuego medio. ¿Cómo saber si la temperatura es correcta? Facilísimo, colocamos la mano a un par de centímetros de la parrilla y no nos debe quemar antes de los diez segundos. Es recomendable siempre tener un brasero o una parte del asador con fuego adicional para ir aumentando si el calor se pierde.

Picamos la masculina cebolla de verdeo, dos plantitas para medio matambre, y la mezclamos dentro de un recipiente con tres cucharadas de crema de leche, un poco de sal y pimienta negra a gusto. Por otro lado cortamos 3 o 4 tomates en rodajas de 3mm de espesor.
Luego de 15 o 20 minutos aproximadamente, dar vuelta el matambre para cocinar el otro lado, y transcurrido el mismo tiempo lo abrimos y lo colocamos sobre parrilla del lado de la grasa que había permanecido tapado. En una de las mitades del matambre colocar las rodajas de tomates, rociar con un poco de aceite de oliva, espolvorear con abundante orégano y agregar el queso mozarella. En la segunda mitad cubrir con el preparado de cebolla de verdeo y crema de leche y asar durante 15 o 20 minutos más.
Las verduras (papas, batatas, cebollas todas de tamaño mediano) pueden ir sobre la parrilla o directamente sobre las brasas del fuego de reserva, solo que si optamos por la segunda opción debemos tener cuidado de que no se quemen. El tiempo de cocción es prácticamente el mismo que el de la carne.

Una vez cocinadas quitamos la piel quemada, las cortamos en trozos grandes y las aderezamos con lo que se nos dé la gana, desde aceite y vinagre hasta salsa tártara.

Retiramos el matambre de la parrilla y servimos una tira de cada mitad, acompañadas con las verduras asadas y, como toque místico, un par de ajíes picantes conservados en vinagre o salmuera.

Y así termina la receta de hoy, simple, rica y masculina, para disfrutar entre amigos que no entienden de mariconadas europeas. ¡Buen provecho para todos y hasta la próxima!

[su_box title=”El próximo Domingo”]Receta de tetrapack mixto y tomates rellenos con roquefort, para acompañar todo tipo de carnes asadas.[/su_box]

banner-01

Compartir
No soy periodista, ni escritor, ni investigador, ni crítico, y tampoco tengo talento literario. Pero ésta sociedad es tan generosa que me brinda un espacio para que escriba lo que se me ocurre. Gracias, gracias gracias.

Comments