El relator uruguayo Víctor Hugo Morales concedió un reportaje al canal de noticia ruso RT y, actuando nuevamente como una novia seducida y abandonada, culpó a Héctor Magnetto, cabeza del Grupo Clarín, de todas sus desventuras personales y de todos los males del país.

Al más alienado, grotesco e hilarante estilo del ufólogo y conductor televisivo Giorgio A. Tsoukalos, (The History Channel; Alienígenas Ancestrales), para quien Jesús fue un alienígena; las pirámides de Egipto fueron construidas por marcianos; el cambio climático es provocado por extraterrestres, y el pan dulce, el locro, la cumbia y la play station son legados que nos dejaron visitantes del más allá. Así, para VHM, todo, pero absolutamente todo lo que fuimos, somos y seremos, más lo que nos ocurrió, nos ocurre y nos ocurrirá es obra de Clarín y Magnetto.

El Grupo Clarín es un “adulterador de la vida democrática”. “Macri es un presidente por Clarín; Macri toda la vida ha sido Clarín, desde el fondo de su historia personal, desde que era presidente de Boca, vive de rodillas ante el grupo Clarín”, afirmó. Y me pregunto: ¿Le deberá también, a Clarín, el clan Kirchner la llegada al poder en 2003 y su posterior afianzamiento en la presidencia?;¿vivió Néstor Kirchner de rodillas ante Magnetto durante los años en que fueron socios y tan amigos que hasta le regaló, días antes de dejar La Rosada, la fusión de Cablevisión y Multicanal, para convertirla en el mayor operador de cable de la región?; ¿el país era “inmune” a las adulteraciones de la vida democrática de Magnetto durante la presidencia de Néstor?.

“Macri es un presidente por Clarín”. Soberbio, discriminador y despreciador de los argentinos. Decirle al mundo que los argentinos no somos capaces de elegir un presidente, y que nos lo impone un empresario de los medios. El mismo pueblo argentino que te hizo estrella y millonario resulta que es ahora un rebaño de descerebrados teledirigidos por Magnetto. ¿No nos da la cabeza ni siquiera para elegir una boleta electoral y meterla en una urna?. ¿Somos una Nación de alienados que mira TN y lee Clarín para decidir qué hacer de nuestras vidas?.

Dice Morales, los dueños de las empresas periodísticas saben que con “el poder enorme que da el manejo de la pauta publicitaria por parte de un solo Ejecutivo, ubicarse en un lugar del espectro político que los ponga demasiado lejos del Gobierno les impide cualquier tipo de negociación”. Exactamente. Ese manejo de la pauta, que ejercieron antojadiza y vengativamente los Kirchner, fue lo que te permitió a Víctor Hugo y muchos otros zánganos que revolotean a tu alrededor hacerse millonarios y viajeros del mundo mientras aquí le relataban una realidad maravillosa a un pueblo devastado por la inflación, la pobreza, la desnutrición, el abandono y la corrupción.

“Tenemos un Gobierno que en un mes, llevándose por delante todos los valores de la república y la democracia, le ha entregado un profundo miedo a muchísima gente” continúa diciendo el uruguayo. “Sólo hay que tenerle miedo a Dios y a mí, un poquito”, dijo Cristina Fernández alguna vez en algún discurso allá lejano. Hoy le preocupa que se atropellen los valores de la república y que algunos argentinos tengan miedo. Pero no le preocupó cuando aparecieron ejecutados a balazos Forza, Ferrón y Bina, tres narcos aportantes de la campaña presidencial de Cristina Fernández. No le preocupó cuando Antoninni Wilson llegó al país con un maletín con 800 mil dólares (vaya uno a saber su origen) para apuntalar la campaña de la ex presidenta. No se preocupó cuando desplazaron jueces y fiscales para que no investigaran. No le pareció que se llevaban por delante los valores cuando hacían recaer todas las causas en manos del juez Oyarbide para que éste las hiciera dormir o las desechara. No le preocuparon los valores de la república, y le pareció de lo más normal tener un vice tres veces procesado y con cientos de denuncias por corrupción. No le dio miedo que Aníbal Fernández, severamente complicado en casos de narcotráfico, protección de delincuentes, asesinatos, y ex prófugo acusado de corrupción en el municipio de Quilmes, donde era intendente, fuera Jefe de Gabinete y aspirante a gobernar la mayor provincia de Argentina.

Todo lo nefasto y delincuencial que por dinero, y mucho, avaló, justificó, festejó y hasta bregó para que se profundizara durante los ocho años que pasaron, resulta que hoy Morales pretende hacernos creer que fue instaurado en éstos últimos 30 días, y no que es una prolongación putrefacta y muy enraizada que habrá que ir depurando y eliminando. Si es que se puede.

Ya es hora de que le des de baja a tu papel de iluminado y esclarecedor de pueblos ignorantes Morales, porque ya te estás enredando y divagando. Por ejemplo: si nos dices que Magnetto es un garca full que tiene poder para poner presidentes a quienes no les importan el pueblo y que solo buscan hacer mucha guita y favorecer a sus amigos, entonces nos haces entender cómo es que Cristina fue presidenta dos veces.

Es hora de hacer las maletas y emigrar, por ejemplo, a Venezuela. Allí, Maduro está necesitando un fabulador rentado que le cuente al pueblo que viven maravillosamente, que son felices y que el mundo entero los admira.