Por Francisco Galíndez

Llegó el lunes y me agarró medio desprevenido, con fiaca, finalizando el proceso de desintoxicación del asado, fernet y puchos que no escasearon desde el mediodía del domingo. Le puse el pecho a las balas de todas formas, no hay que estar dormido mientras uno trabaja ni tampoco cuando se trata de interpretar y entender los sucesos  interesantes que cambian el mundo cotidianamente. Como respaldo definitivo le di sin asco al café que prepara mi mujer, quita eficazmente el efecto soporífero de los excesos del fin de semana, desarticula las huelgas de las neuronas piqueteras y pone en funcionamiento la sabiola al 110%.

Desde el viernes hasta hoy pasó de todo un poco, el mundo no se quedó quieto. Todos los días, en cada rincón del planeta alguien se está mandando una cagada o trasciende espiritualmente con una buena obra, pero el problema es que la noticia mala es sensacionalista y siempre vende más, el hombre por desgracia tiene ese desagradable morbo por querer enterarse de que alguien está peor que él mismo, irremediablemente es así, mal de muchos… consuelo de tontos.

corea-del-norteAquí y allá sucedieron cosas importantes y no tanto. Al otro lado del océano por ejemplo, los norcoreanos,están eufóricos, aislaron una fábrica, pidieron retirar al personal de las embajadas y ahora están poniendo cruces en el mapamundi como pibes jugando a la Batalla Naval. Es seguro que no son los destinos de un tour sabático de Despegar.com que tienen pensado hacer en los próximos días, los petisos están desatados y los yanquis, demostrando como es de costumbre el sano juicio que los caracteriza, les siguen dando razones para se pongan más locos de lo que están. Según algunas teorías conspiranóicas, el 10 de Abril los orientales belicosos piensan desatar el holocausto nuclear sobre EE.UU. y uno que otro país alcahuete como el mencionado, lógicamente habrá una respuesta con el mismo tenor. No hay que desesperarse, el copado cineasta Roland Emmerich ya nos educó con la mayoría de sus películas, no importa cómo ni cuándo se vaya el mundo al soberano carajo, siempre quedarán algunos suertudos para contar la historia, espero pertenecer a ese reducido grupo si es que éste miércoles se pone bien caluroso.

cristina besoAl Pepe Mujica no parece importarle en lo más mínimo el asunto, para el vetusto dirigente eso es cosa de profetas Mayas y dictadores temperamentales. Muy al margen del fin del mundo, en estos últimos días se dedicó a darle con un caño al finado Néstor Kirchner y a la presidente. Que ella es terca, que él era un tuerto baboso, que ella no sabe hacer política y él era intratable, el presi uruguayo no tuvo pelos en la lengua y no se le mueve un pelo ante los comunicados del Ministerio de Relaciones Exteriores. Mientras se toma un mate amargo con yerba Canarias de oferta, despotrica contra los regentes argentinos, pero asegura enfáticamente que la unión latinoamericana es inquebrantable. Están quienes aplauden los filosos comentarios del austero presidente, están quienes repudian el hecho como exabrupto y falta de respeto, están también los nuevos desempleados que dejaron los micrófonos abiertos, y que en éste momento están tipeando sus respectivos CVs en Bumeran.com. Lo curioso y bueno es que si bien al Pepe se le fue la mano, Cristina no le dio mayor importancia, fue noticia hasta en el NY Times pero el frente izquierdista latinoamericano no tambalea. Es un signo de cordura, convengamos que Mujica no estuvo tan equivocado y estoy más que seguro que Cristina no lo debe bajar de viejo amarrete en la sobremesa con Fernández, Timmerman y De Vido, tampoco sirve de nada que se tensionen las relaciones bilaterales entre Argentina y Uruguay por un comentario banal y que muchos paisanos suelen hacer todos los días de forma más “intensa”, punto a favor para CFK.

img_606X341_margaret-thatcher-has-died-0804Otra noticia de tapa, la muerte de Margaret Thatcher (silencio total en la sala). Así es, abandonó éste mundo una mujer que polarizó rotundamente el concepto que el mundo tuvo sobre ella, no quiso esperar a que los norcoreanos le tumben el Big Ben sobre su cabeza. Para los derechistas y religiosos fue uno de los mejores ejemplos de rectitud, firmeza y vocación por la política ultraconservadora y neoliberalismo exacerbado, por eso mismo su Majestad británica, los Bush, los Reagan y hasta el mismísimo sumo pontífice Francisco I de Argentina (posta!) piantaron el lagrimón con la, para ellos, trágica novedad. Para el resto del universo fue la indiscutible imagen de la mujer arpía, despiadada, inescrupulosa y “ojalá ardas en el infierno maldita perra” que cambió radicalmente la política exterior de Inglaterra, afectando negativamente a varios países como Irlanda, Escocia, Libia y Argentina. No se destacó tampoco en su política interior, aplicando las endemoniadas recetas neoliberales que a tantos países arrastró al abismo, terminó por desencadenar el colapso de la economía británica. Su eterna lucha contra sindicatos, la privatización de empresas públicas, el recorte de gastos en salud y educación, el aumento de gastos en defensas y fuerzas de seguridad entre otras cosas fueron las gestiones que deterioraron su imagen a nivel nacional y mundial aparte de su conocida afición por el escabio, como su antecesor Wisnton “servime otro Jhonny Walker Black Label” Churchill y su antagonista Leopoldo “me re cabe el Chivas con un par de hielos” Galtieri.

No es que me regocije por la triste pérdida que lloran los amantes de los monopolios y las guerras, nunca fui de los que descorchan un Barón B cuando un ser abyecto desaparece, pero estoy completamente seguro que la tristeza no invade mi espíritu ni de casualidad, quizás sería diferente si ésta mujer se despedía del mundo cuando estaba desbordante de poder y su embestida feroz acallaba las voces de muchos que solo peleaban por sus ideales. Quizás en ese momento de felicidad hubiera contratado mariachis que me canten una magnífica ranchera salerosa, hoy ya no. No creo en el cielo ni en el infierno, calculo que las deudas que tenemos las pagamos en vida, por eso voy a asegurarme un asiento bien alejado de la dama de hierro si es que terminamos en el mismo lugar después del gran viaje.

el-dia-onlines-com-inundacion-la-plata-tapaVolviendo a la Argentina. Aunque ya paró la lluvia, continúa el problema de los afectados por el temporal de la semana pasada en Bs. As. El número de víctimas, entre otras cosas, es ahora uno de los temas en tesis, organismos oficiales tiran una cifra que es cuestionada a cada momento por la prensa y comedidos frentes opositores. Tratado de no rayar en el oficialismo voy a decir sin temor que me parece una burrada contraproducente e irresponsable. Exigir el número preciso de víctimas fatales cuando todavía se contemplan desaparecidos, fallecidos indocumentados e ingresos en hospitales repletos de pacientes, aludiendo un ocultamiento de información veraz premeditado no es otra cosa que hacer un proselitismo opositor sucio y bajo.

Me surgió también una interrogante a raíz de ése efecto contradictorio que analizo diariamente desde el día de las inundaciones, por un lado la crítica, el escrache y la contrapropaganda que explotó el 2 de Abril entre oficialistas y opositores por la ausencia de los dirigentes responsables durante el caos, visto en todos los medios informativos y redes sociales. Paradójicamente no faltó la crítica, el escrache y la contrapropaganda entre oficialistas y opositores nuevamente por aparecer en el teatro de acción con remeras identificativas del partido político, como la Cámpora o Buenos Aires Ciudad por ejemplo, como dicen algunos, haciendo política de la desgracia. Entonces, ¿en qué quedamos? Macri, Scioli y Cristina son detestables porque estaban desaparecidos mientras la ciudad se hundía, pero a la vez son aves de rapiña porque sus organizaciones políticas son identificadas ayudando a los afectados. No defiendo a ninguno, pero es lógico que si hay una campaña de descredito contra la persona pública, con o sin fundamentos, la misma hará de público conocimiento la ejecución de su trabajo para contrarrestar el efecto negativo de la crítica. Típico caso de gente que vive solo para prodigar quejas y absolutamente nada más, y desgraciadamente Argentina está repleta de esos pesados personajes.

No todo es negativo, también se dejó ver el apoyo de muchísima gente, ayuda que llegó de todo el país, una manifestación de solidaridad que en momentos de tanta crisis nos da una pequeña dosis de esperanza, algo que nos dice que, a pesar de ser gobernados por un atajo de inescrupulosos, de que el dinero compra hasta las voluntades mas desprendidas, de que la ambición por el poder supera ampliamente a la generosidad y al desinterés, de que la pseudo música de Justin Bieber se vende más que los conciertos Brandeburgueses de Bach, muy escondida en un rincón, está la remota posibilidad de que la gente del mundo tiene su bondad reprimida, y que algún día será soberana de sus actos y vivirá a la vez en comunión con su vecino y con la tierra en la que reside. Que viva la solidaridad. Saludos desde el ocio cibernético.