Salta tiene historias increíbles y esta es una de esas. En la provincia parece que hay un concejal, de una localidad del interior llamada Salvador Mazza, que es narco. El legislador en cuestión, que  todavía está prófugo, se llama Mauricio Gerónimo y fue señalado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, como miembro de una banda de narcotraficantes a la que le secuestraron 267 kilos de cocaína durante un operativo realizado en varias provincias del norte argentino.

concejal_narco_1.png_2007627438

La situación es extremadamente delicada y el Ejecutivo provincial está exigiendo a los ediles de ese municipio que tomen una decisión, además de la apertura de un proceso de remoción del funcionario público por parte del Concejo Deliberante.

El ministro de Gobierno, Juan Pablo Rodríguez, manifestó el apoyo incondicional de la Provincia a la convocatoria a sesiones extraordinarias al legislativo municipal para analizar esta tarde la situación y tomar decisiones ante este hecho grave.

“Creemos que el Concejo Deliberante debería determinar la inmediata suspensión de Gerónimo por inhabilidad moral, independientemente del avance de la causa. Confiamos en el accionar de la Justicia Federal y hemos puesto a disposición nuestras fuerzas de seguridad provincial en este procedimiento de búsqueda. Frente a situaciones irregulares y delictivas siempre hemos tenido una postura inflexible y de absoluto repudio a hechos que tanto daño causan a la sociedad”, indicó el funcionario.

Por su parte, el intendente Rubén Méndez llamó a extraordinarias a los concejales para que recaben información oficial a la Justicia Federal sobre la situación procesal de Gerónimo para así poder determinar si se pone en marcha el proceso de remoción. El artículo 183 de la Constitución de Salta habilita a los concejales a corregir y hasta excluir del seno del cuerpo deliberativo a alguno de sus miembros por inhabilidad moral. “Si la justicia considera que el concejal forma parte de una banda dedicada a actividades ilícitas, seguramente habrá un consenso para expulsarlo del cuerpo”, declaró el funcionario.

Gerónimo fue electo como concejal por la Lista 41 del Frente Grande y juró en su cargo en diciembre del año pasado. Durante la campaña, el edil había dejado un mensaje en su perfil de Facebook y proponía “cambiar la visión sobre la política” y que quería “un futuro diferente”. Bueno, parece que ese futuro lo estaría logrando por afuera de la política.

A pesar de encontrarse prófugo de la justicia, Gerónimo fue contactado vía Facebook por la página Noticias Pocitos. En esa comunicación, el concejal aseguró ser inocente y dijo ser víctima de una trampa por la que acusó al intendente Rubén Méndez. “Es una cama, te juro que no tengo nada que ver. Me la hicieron re bien pero lo voy a aclarar. Es Méndez, me cagó”, declaró Gerónimo. Además agregó que quiso entregarse pero que sus abogados le aconsejaron desistir porque “no estaban dadas las garantías”.