Jorge Altamira, precandidato presidencial por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), nos tiene acostumbrado a sus spots grotescos. Días atrás sorprendió cuando publicó en las redes sociales un divertido video animado, donde Altamira baila como James Brown mientras critica las presidencias de Alfonsín, Menem y Duhalde.

En este caso, el candidato zurdo hace referencia a la famosísima saga de Star Wars. Ahora, la estrella de la muerte (la nave con forma de planeta que es comandada por Darth Vader, el villano) es la base del partido Justicialista. Con el spot intenta representar el supuesto hundimiento que generó el justicialismo en el país.

En esta oportunidad, una canción de Björk, cantante y compositora islandesa, es la que musicaliza el spot, esta claro que la letra no dice lo que el video subtitula: por la abolición del impuesto al salario y la eliminación del IVA. Salario mínimo igual al costo de la canasta familiar; por el 82% móvil; aborto legal seguro y gratuito; por el fin de la tercerización; abolición del trabajo precario y en negro; no al pago de la deuda externa.

En Salta, durante las PASO del 12 de abril, el precandidato a intendente Walter Wayar, utilizó un grotesco video de campaña que tuvo gran repercusión en los medios porteños, pero poco en las urnas. Durante sus cinco minutos de fama, logró una alta exposición mediática pero que no se transformo en votos, ya que saco muy pocos. Hoy nadie se acuerda del candidato bailarín ni de su insólito spot.

¿Altamira y el partido de izquierda correrán la misma suerte que Walter Wayar? ¿Suman electores estos tipos de spot o son un error de los jefes de campaña? ¿Qué efecto tiene en los electores estos tipos de videos? Algo que los politólogos tendrán que investigar.