Gustavo Sáenz se está acostumbrando a que su imagen tenga una alta exposición. Es el político del momento en la ciudad de Salta, y cada movimiento que realiza tiene una gran repercusión en los medios. En estos últimos 10 días, Sáenz se animó a despacharse contra todos. Se encargó de enviarle un mensaje al exintendente, Miguel Isa, de hablar de Nisman y criticar al kirchnerismo. También opinó sobre la detención de Milagro Sala y le dio su apoyo a Gerardo Morales, gobernador de Jujuy y Juan Manuel de la Sota.

Desde que asumió a la intendencia, el pasado 9 de diciembre, encontró un municipio desorganizado, casi caótico. Después de que se dio a conocer la realidad de la ciudad, a Sáenz no le quedó otra alternativa que pedirle paciencia a los ciudadanos. “A los salteños nos dejaron una ciudad destrozada”, comentó tajantemente el actual intendente de la capital.

Entre los desmanejos con los que se encontró el jefe comunal fue con una caja casi vacía que le impidió reaccionar con rapidez ante las urgencias de los salteños. Una ciudad casi con las calles minadas y con escasa infraestructura para afrontar una dura temporada de lluvia que azota todos los veranos la ciudad. Las fuertes tormentas que tuvimos que afrontar hicieron mucho daño y lo seguirán haciendo.

Pero Gustavo Sáenz no llegó para quejarse de la pesada herencia y sabe que la gente no aceptará eso como excusa. El salteño quiere ver mejoraras y lo quiere rápido. Sáenz sabía en lo que se estaba metiendo y tiene un plan sobre lo que hay que hacer. “Los vecinos reclaman con razón la necesidad de que se resuelvan los problemas. No soy de mirar para atrás, siempre miro hacia adelante, pero hay que hablar con la verdad a los salteños y lamentablemente nos dejaron una ciudad destrozada, las calles intransitables, llenas de baches, las plazas destruidas, los baldíos convertidos en basurales”, dijo Sáenz y agregó: “Tenemos problemas graves de inundaciones y de ocupación de espacios públicos con ambulantes”.

El excandidato a vicepresidente también denunció que recibió amenazas de paro por parte de los gremios. “Tuvimos que afrontar sin ningún tipo de ayuda el pago de aguinaldos y sueldos, y además una cantidad importante de cheques diferidos de la anterior gestión”, expresó el actual intendente. Y añadió: “Hay una cantidad de facturas que están pendientes de pagar, algunas con un atraso de más de un año en concepto de publicidad y gastos corrientes”.

Con respecto a la coparticiáción que le envía la Provincia a los munucipios, Sáenz reconoció que ya dialogó con el Foro de Intendentes para reclamar la devolución del 1,5% de coparticipación. “Los municipios deben prestar cada vez más servicios a los vecinos y el esquema de recursos es absolutamente injusto y centralista. En la provincia (la coparticipación) es una ley de los 70, no resiste ninguna explicación. Entiendo que hay idea de avanzar por parte del presidente y el gobernador, espero que sea pronto. Yo voy a trabajar para que así sea porque en definitiva le sirve a Salta y a los vecinos”, afirmó.

Sáenz, en su necesidad de convertirse en un referente provincial y regional no deja nada librado al azar. Nisman, Milagro Sala y la presidencia del peronismo formaron parte de su agenda. El 18 de enero se cumplió un año de la muerte del fiscal Alberto Nisman, y Saénz no fue indiferente. El intendente salteño se manifestó a través de su cuenta de Facebook y Twitter, apuntó contra el Gobierno kirchnerista y pidió por “una justicia independiente”.

“Pasó un año y aún no sabemos qué fue lo que le sucedió al Fiscal Alberto Nisman. El Gobierno kirchnerista se encargó de ensuciar la figura del fiscal fallecido y de su familia, buscando convertir a la víctima en culpable”, sostuvo. Y apuntó a la justicia para que resuelva el caso Nisman. “Queremos que se resuelva la muerte del fiscal, como así también el caso del atentado a la AMIA y muchos otros que aún están esperando por justicia”, finalizó.

Con la líder de la Tupac Amarú tampoco tuvo piedad. Gustavo Sáenz le envió un mensaje de apoyo al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. “Se terminó la Argentina de la extorsión”, aseguró a través de su cuenta personal de Twitter.

Pero su raid mediático no terminó ahí. En medio de la polémica que se está dando alrededor de la elección de la figura que vaya a presidir el partido Justicialista, en la que Juan Manuel Urtubey está jugando fuerte, apoyó al exgobernador cordobés, Juan Manuel de la Sota, diciendo que fue el único gobernador peronista que no se arrodilló ante el kircherismo. “Para nosotros el recambio es Juan Manuel De la Sota, a quien acompañamos y apoyamos. Es un hombre que demostró ser peronista y fue el único gobernador peronista que no se arrodilló ante el kirchnerismo y que demostró tener fortaleza y convicciones, por eso nosotros lo apoyamos”, comentó Sáenz.

En este sentido Gustavo Sáenz no se queda atrás en su intención de posicionarse como un líder. Los más arriesgados se animan a decir que está en busca de la gobernación de Salta en el 2019, pero es muy temprano para hacer semejante proyección, aunque con la imagen positiva que cuenta Sáenz sería un gran candidato. Recién pasaron 48 días desde que asumió a la intendencia de la ciudad de Salta y todavía queda mucho camino por recorrer. Para aspirar al máximo cargo ejecutivo provincial, sin dudas deberá hacer una gran gestión en el municipio. Está encaminado, pero falta.