Hasta la fecha se instalaron 15 nuevos respiradores en el hospital Papa Francisco, lo que incrementa la capacidad de asistencia de ese nosocomio que se prepara para la eventual atención de personas con coronavirus.

De esos respiradores, 10 fueron provistos por el ministerio de Salud de la Nación y cinco fueron adquiridos por la provincia. Todos se encuentran instalados y se capacitó al personal para su correcta utilización.

La dotación de respiradores permite sumar más camas vestidas de terapia intensiva para la atención de pacientes críticos.

En relación a otros equipamientos e insumos, se recibieron equipos de protección personal que se distribuirán en función de las necesidades entre los establecimientos de salud.

Así también, 50 camas que se destinaron a la Escuela N° 4811 que se habilitará como anexo de atención y que junto al hospital Papa Francisco conforman el Centro de Referencia para la atención COVID19.