La noche habitualmente muy esperada por los presidentes cuando por primera vez pueden hablarle a la nación y las máxima autoridades de la nación para expresar su visión y su plan de gobierno, Joseph R. Biden desperdició su oportunidad de brillar y en un discurso opaco, falto de grandeza y con dificultades para aprobar el fact check abrió la posobilidad que un afroamericano como es el senador Tim Scott, de Carolina del Sur, se luzca y le responda con altura y osadía, por ejemplo al animarse a decir que Estados Unidos no es un país racista, lo que le valió ataques furibundos posteriores. 

Enjoy!!

Escuchalo en Spotify

Café a la gorra: si te gustó nuestro Podcast ayúdanos con tu donación con Mercado Pago. Apreta en el botón de pago o en el QR que aparece abajo.


Esta imagen tiene un atributo alt vacío; el nombre del archivo es MercadoPago.jpg