por Martín Rodríguez

Gustavo Lasi, es el único que fue encontrado culpable y  fue condenado a 30 años de presión por la violación y el doble homicidio de Cassandre Bouvier y Houria Moumni, en el año 2011.

Estamos divididos como sociedad. No hay posibilidad de reconciliación verdadera sin justicia. La sociedad esta fracturada de los poderes del Estado y eso genera una desconfianza que nos atrasa como pueblo. La mayoría de los salteños piden que se sepa la verdad, piden justicia. Porque cuando la verdad se suprime los que pagan las consecuencias son las víctimas. Y no podemos dejar que eso ocurra.

El escritor británico, George Orwell, decía: En una época de engaño universal decir la verdad es un acto revolucionario”. Y quizás ese sea el camino que tengamos que seguir.

A dos años del terrible crimen de las turistas francesas, todavía no sabemos quiénes son los culpables. ¿Será posible lograr encontrarlos en el futuro cercano?

Cassandre Bouvier, de 29 años, y Houria Moumni, de 24, fueron encontradas sin vida el  29 de julio de 2011 en la Quebrada de San Lorenzo. Cassandre fue cortada, violada y ejecutada. Houria violada, golpeada y baleada por la espalda.

Este horrendo crimen sacudió a la sociedad salteña. No solo por el salvajismo con el que fueron ejecutadas las turistas, sino por el dudoso accionar policial y judicial durante la etapa de instrucción, y porque quedó al descubierto como la violencia de género, tan presente en la provincia, quedó invisibilizada.

A casi tres años del crimen, todavía no se sabe qué pasó ese día. Jean Michel Bouvier, padre de Cassandre, descree que una sola persona podría haber cometido el crimen de dos mujeres. Para Jean Michel, es obvio que una sola persona no pudo hacer todo esto y considera que al menos, hay dos personas que están en libertad y pueden volver a matar a otras mujeres.

Bouvier reconoce que el juicio fue impecable, pero que su lucha, por buscar a los responsables, continuará. “No creo que Lasi haya actuado solo. Solo él sabe qué pasó y a quién está protegiendo. Cuando sea el momento iré por la vía política”, expresó el padre de la víctima.

Encontrar a los culpables debería ser un acto de profunda responsabilidad con el futuro, por parte de la justicia salteña, pero desgraciadamente, hubo gente que se encargó de ensuciar esto y seguramente lograron su objetivo. ¿Pasarán otros 10 años para que hagamos algo al respecto? Vale la pena pensarlo.

Martin Luther King dijo: “La injusticia en cualquier parte es una amenaza para la justicia en todas partes” y es así. Sin justicia para las francesas, tampoco habrá justicia para los salteños. Quizás tendremos que descansar en las manos de Dios y esperar que de su lado venga algo que tanto estamos esperando.