Luis Barrionuevo: “Nos estamos muriendo económicamente, no de coronavirus”

601

Consideró que si se prolonga la crisis al Gobierno “le será imposible seguir bancando a todos”. “Espero que no vayamos hacia un 2001”, afirmó.

Luis Barrionuevo advirtió sobre la dura situación por la que atraviesan los rubros de gastronomía y hotelería, dos de los más golpeados por el COVID-19 y el aislamiento obligatorio. “Nos estamos muriendo económicamente, no de coronavirus”, planteó el sindicalista.

Consideró que el Gobierno “está haciendo lo imposible para ayudar” a los sectores más castigados, pero que si no empieza a salir de la crisis “le será imposible seguir bancando a todos, con dinero y bolsones”.

El jefe del sindicato de trabajadores gastronómicos y hoteleros espera que el país no vaya “hacia un 2001”, en referencia a la catastrófica situación que se produjo ese año por el default y la salida de la convertibilidad.

Explicó que de acuerdo a las estadísticas “hay más muertos por gripe que por COVID-19” e hizo una fuerte advertencia sobre las restricciones de actividades. “Nos estamos muriendo económicamente, no de coronavirus”, afirmó.

Advirtió que en abril, a poco de implementada la cuarentena, se perdieron 50 mil puestos de trabajo. Explicó además que en el gremio y la obra social tienen 2000 empleados, que solo pueden funcionar con la mitad y que tendrán que despedir por la caída de ingresos. “Tendremos que ir al achique, despedir es horrible, pero no nos queda otra sin recaudación”, aseguró.

Dijo que no ven posibilidades de vuelta de actividades en el corto plazo y consideró que el Gobierno “entró en una encrucijada gravísima, con cálculos erróneos”, en relación a la cuarentena. “La gente ya no aguanta más”, planteó en diálogo con La Nación.

Detalló que “entre 15 y 20 restaurantes de renombre cierran por día” y que al menos ocho mil empresas no volverán a funcionar. Dijo que las más golpeadas por la crisis son las pymes, como los cafés y las parrillas. “De 45.000 empresas con suerte quedarán de pie 25.000, o la mitad”, advirtió.

Señaló que en los rubros gastronómico y hotelero el recorte de salarios en algunos casos superó el 25% y que el medio aguinaldo se abonará en cuatro cuotas. “Mejor que no lo paguen, directamente”, sugirió.