Hoy se celebra la la fiesta religiosa más importante para los salteños y no la pudieron ver ni por TV. Es que a eso de las 19:20, en el momento que estaban entrando las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro a la Catedral de Salta, la cadena nacional de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner cortó la transmisión.

En ese momento, mientras Cristina hablaba y las imágenes llegaban a la plaza 9 de julio, las redes sociales ardían. El descontento fue masivo ante la imposibilidad de ver una de las procesiones más pintorescas del país, la fiesta del Milagro.

Miles de salteños que no pudieron asistir a la festividad, se quedaron sin la posibilidad de seguir la transmisión en vivo del regreso de las imágenes del Señor y de la Virgen del Milagro a la Catedral. La Cadena Nacional decretada desde la Casa Rosada tomó un especial repudio en las redes sociales que se hicieron eco de evento sin precedentes. Es más, sin tener los datos chequeados, me arriesgo a decir que es algo que nunca ocurrió en el país.

En las redes sociales fueron el lugar donde se creó un evidente descontento hacia la Cadena Nacional y hacia la presidenta. Los pañuelos blancos que despiden por última vez a las imágenes y los pétalos que caen desde el campanario no se vieron por TV.