Guillermo Moreno consideró que intervenir Vicentin es una “decisión extrema” y aseguró: “no sé cómo lo van a justificar”

609
Argentine Secretary of Trade Guillermo Moreno attends a news conference after a meeting with Argentina's Foreign Minister Hector Timerman and Brazil's Foreign Minister Antonio Patriota at the Itamaraty Palace in Brasilia May 15, 2012. Moreno wears a button with the logo of YPF, the oil company that Argentina expropriated from Spain. REUTERS/Ueslei Marcelino (BRAZIL - Tags: POLITICS)

“El Poder Ejecutivo no tiene facultades para intervenir una empresa del sector privado, tampoco el Congreso. El único que tiene facultades para intervenir es el Poder Judicial”, aseguró Moreno.

El ex secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno consideró hoy que la anunciada intervención del Grupo Vicentín “es una decisión extrema” del presidente Alberto Fernández y advirtió que el Poder Ejecutivo “no tiene jurisdicción para designar un interventor en una compañía privada”. El ex funcionario advirtió este martes que el Gobierno “no tiene facultades” para intervenir la cerealera Vicentin y dijo que no sabe “cómo lo van a justificar”.

A la vez, el ex integrante del Ministerio de Economía afirmó que “no hay dudas” de que algunos funcionarios del actual Gobierno “les falta inteligencia práctica”.

“La primera reflexión es que el Poder Ejecutivo no tiene jurisdicción para designar un interventor en una compañía privada. Sí puede definir su expropiación, previa ley del Congreso y la tasación que corresponde”, sostuvo el dirigente peronista.

En ese sentido, señaló que “al haber presentado al interventor se apresuró. Ahí hay un desorden”.
En diálogo con Radio Rivadavia, el ex funcionario nacional insistió en que “no es posible que intervenga la compañía, porque no son facultades del Poder Ejecutivo designar interventores: sólo lo puede hacer el Poder Judicial”.

“Tampoco puede poner los activos de la compañía en un fideicomiso, sin hablar del pasivo”, agregó.
Moreno afirmó que la anunciada intervención del Grupo Vicentín “es una decisión extrema, porque podrían haber comprado las acciones”.

“Siempre hay caminos intermedios. Incluso estaba la posibilidad de un salvataje de la compañía: nosotros lo hicimos con General Motors en la crisis del 2009. El peronismo no tiene una economía estatista. El peronismo no es estatista”, remarcó.