El presidente Alberto Fernández cuestionó hoy la “voracidad” de los formadores de precio y los exhortó a ser “solidarios” y pensar en los que “menos tienen”, al tiempo que admitió que la inflación sigue siendo un “problema” en el que el Gobierno nacional “sigue trabajando”.

Así lo afirmó al encabezar un acto en la ciudad entrerriana de Concordia, donde presentó un plan para la promoción del trabajo registrado y la ampliación de la protección social para 250.000 trabajadores rurales que realizan actividades temporales y estacionales en ese ámbito.

Tras destacar que “ahora viene una etapa donde la recuperación empieza a sentirse, la producción crece, la actividad industrial lleva meses consecutivos de crecimiento y el empleo industrial no para de crecer”, Fernández admitió que “tenemos problemas, la inflación es uno de ellos y seguimos trabajando”.

“Más allá de que los precios internacionales de los alimentos hayan aumentado y mucho, hay acá en Argentina un aumento desmedido, producto de la voracidad de los formadores de precio”, planteó en su discurso.

En ese marco, Fernández agregó: “Hay que explicarles que no es el tiempo de ser voraces sino de ser solidarios, de pensar en los que menos tienen y pensar en los que más les cuenta ganar un peso para poder alimentar a su familia”.

“Es por eso que seguimos peleando por una Argentina más igualitaria y justa que todos soñamos”, concluyó el Presidente.