Antonio Marocco: "No es revancha, es justicia"

Locales 12 de julio de 2022
El Vicegobernador de Salta manifestó su opinión sobre el caso Alejandro Benítez que murió en Bolivia luego de ser atropellado por un camión.
291707191_788872312472069_2563580421132777981_n

El Vicegobernador de Salta, Antonio Marocco, se refirió de esta manera al caso de Alejandro Benítez, que viajaba en moto con amigos y, en plena recorrida, tuvo un accidente con un camión en la ruta y requirió de atención médica, que se la negaron por querer pagar con pesos argentinos.

"No recibimos pesos argentinos". Con esta frase y absoluta liviandad, médicos y personal de un centro asistencial dejaron morir a un docente jubilado argentino que había sido chocado por un camión mientras circulaba en motocicleta por la ruta entre Cochabamba y Santa Cruz, acompañado de un grupo de amigos.

La carta del Vice Gobernador:

Los argentinos tenemos una larga tradición de humanismo y reciprocidad con nuestros vecinos de Latinoamérica.
Es imposible no sentir indignación e impotencia cuando las tragedias muestran lo peor del sanitarismo mercantil y de las miserias humanas.

Queremos saber por qué los profesionales de la salud y las autoridades institucionales de Bolivia obraron como obraron, abandonando en la atención médica a un argentino que terminó muriendo.

Junto al gobernador Gustavo Saenz y la Cancillería Argentina llegaremos hasta el fondo de esta cuestión, por Alejandro y por todos los argentinos que exigen, pero fundamentalmente merecen, un trato justo y recíproco.

El viaje

Alejandro Benítez, docente salteño jubilado, estaba de viaje con amigos, recorriendo Bolivia en moto y en una curva entre Santa Cruz de la Sierra y Cochabamba chocó con un camión.

MPBDWK7KNBEBLBPEUUOUY524PM

Según relataron los amigos que lo acompañaban en el viaje, lograron llevarlo hasta una salita de un pueblo cercano con una ambulancia que pasó por la ruta por casualidad.

Una vez allí, le exigieron 1.000 pesos bolivianos para la atención médica de urgencia y el traslado a un hospital de mayor complejidad.

“Yo le decía que mi amigo estaba agonizando y me decía ‘no, no, tu plata no sirve’”, dijo a Cadena 3 uno de los amigos de Benítez, sobre la tajante respuesta que le dieron en el centro de salud cuando quisieron pagar con dinero argentino.

Finalmente, Alejandro Benítez murió en la salita de Bolivia esperando ser atendido en un hospital de mayor complejidad.

“Se sintió cómo lo dejaron morir. No hicieron nada”, remarcó el amigo del docente fallecido.

Tras su muerte, sus amigos y familiares juntaron 1.500 dólares para traer sus restos a la Argentina y poder velarlo.

Te puede interesar