Con el apoyo de Warren, un golpeado Biden reúne a la primera plana demócrata tras su candidatura

167

La senadora estadounidense Elizabeth Warren se convirtió hoy en la última figura prominente del Partido Demócrata en respaldar la candidatura presidencial de Joe Biden, único rival en carrera contra Donald Trump en las elecciones de noviembre, golpeado en los últimos días por denuncias de acoso sexual.

La senadora estadounidense Elizabeth Warren se convirtió hoy en la última figura prominente del Partido Demócrata en respaldar la candidatura presidencial de Joe Biden, único rival en carrera contra Donald Trump en las elecciones de noviembre, golpeado en los últimos días por denuncias de acoso sexual.

Warren, ex precandidata presidencial, anunció su decisión en un mensaje en Twitter en el que dijo que Estados Unidos necesita un presidente empático como Biden para ayudar a los estadounidenses a reconectarse con el gobierno federal.

“En este momento de crisis, es más importante que nunca que el próximo presidente restaure la fe de los estadounidenses en un gobierno bueno y efectivo”, tuiteó la senador por Massachusetts.

“Joe Biden ha pasado casi toda su vida en el servicio público. Sabe que un gobierno dirigido con integridad, confianza y corazón salvará vidas y salvará medios de subsistencia”, agregó.

Indicó que cuando el presidente Donald Trump se vaya, será necesario “sanar a una nación que ha sido dividida amargamente”.

“Necesitaremos reconstruir y transformar nuestro país. Y he visto a Joe Biden ayudar a una nación a reconstruir”, dijo.

Ayer Biden recibió el apoyo, a través de un video, del ex presidente Barack Obama (a quien acompañó durante dos mandatos como vicepresidentre), y un día antes el del senador Bernie Sanders, el último contrincante que tuvo en la primaria partidaria.

Una reciente encuesta publicada por la cadena ABC y el diario The Washington Post sostuvo que al menos el 15% de las personas que votaron por Sanders en las primarias no apoyarán a Biden en la elección de noviembre y votarán por Trump.

A esto se suma la creciente popularidad del presidente en las encuestas, pese a la crisis sanitaria que existe en el país por la pandemia de coronavirus, que ya convirtió a Estados Unidos en el epicentro del brote global, tanto en número de muertos como de infectados.

En este contexto de fuertes críticas a la conducción de Trump, Biden no ha surgido en el debate público como la voz líder de la oposición, ni siquiera como una de las principales.

Su nombre, en cambio, quedó vinculado cada vez más en los últimos días a una denuncia de abuso sexual presentada formalmente el jueves pasado ante la policía de Washington DC.

La denunciante es Tara Reade, una mujer de 56 años que trabajó alrededor de siete meses, entre 1992 y 1993, en el equipo del entonces senador Biden como asistente encargada de gestionar a los pasantes, informó el diario The Washington Post.

El año pasado, cuando Biden finalmente lanzó su campaña a la Presidencia, un grupo de mujeres que trabajó para él lo acusó de acoso sexual y una de ellas fue Reade.

Contó que el entonces senador le había tocado el cuello y los hombros y que la había hecho sentir muy incómoda. Dijo que habló con las personas encargadas de su staff, pero todos lo apañaron.

Biden prometió “no ser tan demostrativo” en el futuro, aunque luego, ya en campaña, hizo chistes sobre el tema. Los medios, en tanto, no profundizaron sobre la noticia y la campaña siguió su camino.

Hace unas semanas, a fines de marzo, Reade volvió a acusar a Biden, pero esta vez sumó un episodio de abuso sexual.

Fuente: Telám