9 días, es el Obamacare idiotas

0
229

En otras palabras, pese a que la vara institucional está más alta que en países subdesarrollados como Argentina, si el Obamacare no fuera el fracaso que es y no estuviera enviándole a todos sus usuarios los aumentos que está enviando para el año 2017, que llegan por arriba del 100% de aumento en algunos casos, el drama que atraviesa Hillary Clinton no sería tan dramático.

Hace unas horas supimos la carta por los medios demócratas, parte esencial de la campaña de Hillary Clinton, el envío de una carta con intenciones explosivas de un Senador Demócrata del Estado de Nevada, Harry Reid. Este acusa de algo totalmente inverosímil a James Comey, que este tendría evidencia de que Moscú trabaja combinadamente con Donald Trump y su campaña para las elecciones del 8 de Noviembre. Otra parte que no quiere quedar pegada para siempre, publicó un artículo en el cual denuncian que el director del FBI podría tener ya acceso a la información y que este habría demorado la decisión de hacer público que volvería a investigar a Hillary Clinton hasta último momento.

Si es cierto, evidentemente estamos en un juego cruzado típico en donde todos juegan sus cartas. La campaña de Hillary Clinton no hizo más que tirarle por la cabeza un carpetazo dos días antes del segundo debate a Donald Trump con un audio que tenía 11 años. La campaña demócrata sabe de timing para tirarle bombas a sus enemigos y puede suceder que como dice el refrán el ladrón ve a todos de su condición.

La campaña de Hillary Clinton en conjunto con diversos medios demócratas combinó los días siguientes durante casi dos semanas mujeres que iban cayendo de a una o de a dos tratando de reforzar lo que el mundo escuchó de Trump en 2005 cuando era solo un millonario y un famoso y no un político o un  hombre público teniendo una conversación grosera, pero no cometiendo ninguna ilegalidad. Esto lo marco, porque a veces no queda del todo claro que la conversación en un bus, y no en una limusina como dijo una militante novedosa demócrata de la República Argentina, antes de un programa televisivo, del que dicho sea de paso además tenemos apenas un fragmento no su totalidad, no contiene ninguna ilegalidad, infracción ni nada por el estilo. Es una conversación repudiable y por la cual el candidato republicano el mismo día que se conoció pidió disculpas públicas y mostró su arrepentimiento. Aquellos que piensan que los candidatos se disculpan por aquello que no se saben, les recomendamos que vuelvan al jardín de infantes.

Con el último moderador del debate Chris Wallace Robby Mook jefe de campaña de Hillary Clinton, la pasó mal en gran estilo. Expuso la retorica política de Hillary Clinton y su campaña cuando le demandan enérgicamente al director James Comey que envíe todos los mails: Wallace le pregunto si tanto apuro tiene por los mails y saber qué hay de legal o ilegal en lo que mandó la secretaria Clinton desde un servidor no autorizado y que de verdad quiere que el público lo sepa, por qué no lo publica su principal advisor Huma Abedin y tema terminado. El jefe de campaña solo pudo tartamudear.

Posteriormente le puso el video en el cual la ex Secretaria de Estado le dice su rally por qué el director del FBI le mandó solo a los republicanos del comité del congreso la carta diciendo que reabría una investigación sobre Hillary Clinton. Wallace le mostró a su interlocutor, jefe de campaña de Clinton, que eso era mentira, lisa y llana, otra mentira de Clinton diría Donald Trump, porque el documento fue enviado a ambos miembros del comité republicanos y demócratas. Otra vez Mook tartamudeó y no pudo responder por qué su candidata miente abiertamente de esa manera.

La respuesta: estaba indignada porque este es un golpe totalmente inesperado para los últimos diez días de la campaña.

Es simple, si Trump no hubiese dicho lo que dijo en un ómnibus, no tendría nunca que haberse disculpado por eso. Si Hillary Clinton no hubiese violado la ley usando su función pública para temas personales y presuntamente enriquecerse, hoy no enfrentaría estos dolores de cabeza, cuando la Casa Blanca está a la vuelta de la esquina y parece que finalmente no será, una vez más, de ella.

Por último la reacción demócrata de hoy, muestra que falta un poco de gimnasia y aire para tirarle otra carpeta a Trump. ¿No tendrán más nada? ¿Habrán pensando que con el lío con mujeres y dejando a Trump como una suerte de depravado alcanzaba? ¿Que de eso no se recuperaba nunca más? Si uno habla con algunos demócratas y como festejaban incluso algunos en twitter US parece que sí. Esta sería una pésima noticia para Clinton, aunque también cabe la pregunta de si el público norteamericano soportaría otro carpetazo. ¿Cuándo estos podrían comenzar a ser contraproducentes? Lo del FBI no lo es en rigor, porque en verdad lo que sucedió acá es una actualización de un problema que lleva más de dos años y en los cuales Hillary Clinton, la candidata demócrata mintió reiteradas veces a medio mundo, incluyendo el congreso y el FBI. Algo por lo que la gente suele ir preso en Estados Unidos y no ser más bien elegible para la presidencia. Dicho sea de paso, por sus infracciones y por haber mentido por eso sí que Secretary Clinton nunca pidió perdón. Tal vez el costo de eso es lo que termine de sentenciar su suerte. Solo nos quedan 9 días para terminar de averiguarlo, en la campaña presidencial más electrizante de toda la historia.

Comments

Dejar respuesta