El gobernador de la provincia, Juan Manuel Urtubey, participó de la reunión a la que fueron invitados los gobernadores por el ministro Rogelio Frigerio, y que se llevó a cabo en la provincia de Córdoba. Allí, Urtubey expuso claramente su punto de vista con respecto a la tan manoseada y mediatizada ley antidespidos propulsada principalmente por el kirchnerismo, al declarar: “No sirve”.

A la vez, quitó dramatismo a un seguro veto presidencial a esta norma: “Tampoco me parece que es el drama y la vida o muerte en Argentina si se aprueba la ley, o que la Argentina se cae si el Presidente veta la ley”.

“Lo que tenemos que hacer es bajar un cambio con el tema de la dramatización política. No es un drama que se apruebe ni que vete. Es una gimnasia que tenemos que aprender a vivir con naturalidad en una Argentina con distintos poderes del Estado donde en uno se manifiesta de una manera y en otro, de otra. Hay que tomarlo con la naturalidad correspondiente al sistema republicano”, explicó.

El mandatario salteño consideró más útil y provechoso para el momento que atraviesa el país centrar los esfuerzos y exigencias en cuestiones que redunden en provechos más amplios para los trabajadores, como la certeza de que las Pymes “tengan menor carga social, se elimine la renta mínima presunta y la devolución del IVA”.

Aprovechó también Urtubey la ocasión para exigir al gobierno mayor celeridad en la ejecución y el cumplimiento de algunos planes anunciados, entre ellos, el Plan Belgrano que no solo beneficiará a todo el norte argentino, sino que además su ejecución traerá puestos de trabajo a la región.

En lo que fue interpretado como un mensaje fuerte de que la atención y las energías deben estar puestas solo en el presente del país, el gobernador Urtubey eludió hacer referencia a sus aspiraciones presidenciales futuras al opinar con respecto a liderazgos y candidaturas dentro del PJ : “Va a surgir hacia 2019 con el nuevo candidato a presidente. Mientras tanto hay un proceso más horizontal en donde se irán dando las cosas”. A la vez que arremetió contra los nostálgicos del pasado, de lo que ya fue: “El kirchnerismo es una categoría política, a mi juicio, del pasado. El parámetro referencial hoy en la política argentina ya no es la ex presidenta sino Macri, que es quien ejerce el poder en Argentina”.