El Otro País
Política

El Senado aplicó el protocolo de violencia de género y eximió a la sobrina de José Alperovich de “prestar tareas” en el Congreso

Lo había pedido la senadora radical de Tucumán, Silvia Elías de Pérez.

Tras la denuncia por violación contra José Alperovich, el presidente provisional de la Cámara alta, Federico Pinedo, ordenó poner en marcha el “Protocolo para la prevención e intervención en situaciones de violencia laboral con perspectiva de género” del Congreso para proteger y asistir a la sobrina del senador, quien se desempeña en el despacho de Beatriz Mirkin, compañera de bancada de Alperovich.

La resolución emitida el viernes a última hora por la Presidencia del Senado, ordena “dejar sin efecto la asignación de tareas vigente” de la denunciante y afectarla a la “secretaría Parlamentaria”.

Igualmente, exime a la agente de “concurrir a prestar tareas” al Senado “hasta tanto se disponga lo contrario”.

Por otra parte, el decreto instruye a la Dirección de Recursos Humanos para que notifique a la denunciante sobre esto y le brinde “asesoramiento integral, asistencia jurídica, y psicológica a través del Comité de Seguimiento de Violencia Laboral de Género”.

La decisión va en línea al pedido de la senadora radical por Tucumán, Silvia Elías de Pérez, quien a través de un comunicado había solicitado su aplicación.

“La Justicia debe investigar a fondo la grave denuncia que se radicó contra José Alperovich. Consideramos que se deben poner a marcha todos los mecanismos previstos para proteger a las víctimas de delitos como los relatados en la denuncia contra el senador por Tucumán, a la vez que se debe garantizar la protección de la integridad quien denuncia y evitar su revictimización”, había planteado la legisladora.

También, la Comisión de la Banca de la Mujer, presidida por la peronista Norma Durango, se había expresado aunque sin nombrar a Alperovich. “Nos comprometemos a continuar reclamando la implementación del Protocolo de prevención de las violencias que aprobó este Congreso. asumimos el imperioso compromiso de trabajar para terminar con este flagelo que golpea a nuestra sociedad; por eso exigimos, y una vez más gritamos: No es No”, señaló en un comunicado.

El protocolo del Congreso fue creado en octubre de 2018. Tiene como objetivo prevenir y asistir a víctimas, pero no fija ninguna acción contra el denunciante. 

La denunciante, de 29 años, es hija del primo del ex gobernador de Tucumán, fue su asistente personal durante un año y medio y trabajó con él en la última campaña por la gobernación de Tucumán, contienda en la que Alperovich perdió contra Juan Manzur.

La mujer formalizó su denuncia tanto en los Tribunales penales de Tucumán como en Buenos Aires, en la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM), ya que los abusos habrían ocurrido en las dos provincias.

En las redes sociales publicó una carta en la que relata que fue “violentada sexual, física y psicológicamente desde diciembre del 2017 hasta mayo de 2019”. “Durante un año y medio sufrí violaciones a mi integridad física y sexual. El avasallamiento fue demoledor”, aseguró.

El antecedente más cercano del uso del protocolo en el Senado fue en diciembre del año pasado, cuando se conoció una denuncia por abuso sexual realizada por una empleada del Congreso de la Nación contra el senador pampeano Juan Carlos Marino, a quien la Justicia terminó sobreseyendo.

Al igual que en ese caso, las autoridades esperarán a que la causa contra Alperovich avance antes de tomar una decisión contra él.

Por el momento, no está contemplado exigirle la renuncia ni un pedido de licencia.

Alperovich negó la acusación y apuntó contra la denunciante. Incluso difundió su nombre y apellido, que se mantenía en reserva. Si bien está en Miami aseguró al Diario La Gaceta que volverá la semana entrante y que quiere ir a la jura de los nuevos senadores el miércoles que viene.

Fuente: Clarín