El Otro País
Locales

El pensamiento terrible

Desde el Coprodec pidieron que colegios católicos no envíen a sus alumnos a la Oajnu por ser una organización a favor del aborto. Ayer, la institución religiosa cambió su postura.

Allá por el 1916, a dos años de iniciada La Gran Guerra, la mente brillante del ilustrado Bertrand Russell acuñaba en su obra “Principios de la reconstrucción social” una frase asimismo brillante, y que podría entenderla yo como una verdad de precisión matemática: El pensamiento es subversivo y revolucionario, destructivo y terrible(…).

Russell con ello nos dice que, en el contexto social y político, el pensamiento, o mejor dicho la libertad de pensamiento, es la enemiga número uno del sistema preconcebido, establecido y preponderante, sea cual fuere.

Para una cúpula dirigente (muy exclusiva y poderosa), la libertad de pensamiento es una enfermedad que atenta contra la estabilidad moral instaurada, destruye los privilegios, saca a la sociedad de su zona de confort y lo peor de todo, es totalmente gratuita.

El pensamiento de Russell podría haberse fundado en el marco de una Europa asolada por la guerra y las tiranías, en un tiempo lejano, y supondría a partir de ello que hoy sus ensayos no serían aplicables por estar descontextualizados. 

Pero no, la cosmovisión sociopolítica del académico no estaba circunscripta a un determinado espacio o tiempo. Es historia, es presente y lo más inquietante, es completamente lógica.

Pasado un siglo y a 10.000 kilómetros de distancia podemos apreciar, por así decirlo, circunstancias similares. Sistemas predominantes antagonistas del libre pensamiento.

La sociedad salteña se caracteriza, entre otras cosas, por ser bastante conservadora, tradicionalista y con cimientos religiosos (católicos) muy consolidados. No es casual que palabras como controversial, tabú, inmoral o polémicoestén a la orden del día.

Sin embargo, la Organización Argentina de Jóvenes para Naciones Unidas (OAJNU) es una impulsora por antonomasia de la corriente librepensadora, y lo sé a ciencia cierta porque presencié la evolución intelectual sorprendente de personas afines a mí, en gran parte gracias a las jornadas de la organización juvenil.

La estructura y esencia de la OAJNU hace plataforma en el desarrollo intelectual; para debatir sobre algo hay que tener fundamentos, para sustentar fundamentos hay que adquirir conocimientos coyunturales y contextuales, para obtener tales conocimientos hace falta una voluntad superlativa, y para que esa voluntad germine debe haber un incentivo extraordinario. 

En éstos tiempos oligofrénicos, en los que el universo virtual, la frivolidad y el consumo desmedido hacen mella en las nuevas generaciones, captar la atención de las mentes jóvenes en actividades de desarrollo sociocultural es una campaña colosal. Y la OAJNU es, en éste caso, un viento de cola que promete llevar el navío hacia tierras muy fértiles.

No obstante, no existe blanco sin negro. 

El Consejo Provincial de Educación Católica (COPRODEC) e indirectamente la iglesia misma, recomendaron a los directivos de los establecimientos privados religiosos que no permitan la participación del alumnado en las jornadas de la OAJNU, por haber incluido en la agenda del año pasado temas como Educación Sexual Integral y despenalización del aborto.

Si bien ninguna institución educativa, sea privada o pública, puede intervenir en las actividades extracurriculares de los alumnos, para participar en las jornadas de la OAJNU, los jóvenes deber ir representando al colegio donde cursan sus estudios.

Queda demostrado entonces que el COPRODEC y la iglesia, en definitiva, no necesitan librepensadores. No necesitan debates ni más cuestionamientos, bastan y sobran los que últimamente la sociedad le hace a raíz de los escándalos de corrupción, pedofilia y encubrimiento dentro de las instituciones eclesiásticas.

El COPRODEC y la iglesia necesitan estabilidad y zona de confort, y el pensamiento libre es, como bien dijo el brillante Bertrand Russell, peligroso y destructivo. Es menester entonces para ellos, mantener un alumnado bruto y tranquilo, sin mayores aspiraciones que las de transitar la vida temerosos de Dios y más que nada de sus representantes terrenales infalibles.

Aun así, la libertad de pensamiento prevalecerá independiente a las corrientes oscurantistas que la quieran desterrar, porque es insoslayable, inagotable, insolente, y lo mejor de todo… totalmente gratuita.

Related posts

Tapar y acallar: la “política” oficial antimales

El Otro País

Rechazan otro recurso de Marcelo Torrico

El Otro País

Dieron lista de los Pumas contra Australia y “El Chipi” Figallo está en ella

Martín Rovega

El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, en New York

El Otro País

Villa Nougues, crónica de una renuncia anunciada

El Otro País

Colecta de Ropa de abrigo para niños. ¡A sumarse!

El Otro País

Deja un Comentario