El Otro País
Política

El modelo exacto de oposición, el federalismo de Urtubey

Si bien el gobernador Juan Manuel Urtubey tuvo acercamientos al gobierno de Mauricio Macri en sus primeros días, esos gestos de buena convivencia y cordialidad en las relaciones no significaron una rendición ante el poder central ni una adhesión incondicional acrítica al accionar del macrismo en el gobierno.

Muy por el contrario, al percibir la inocultable preferencia del círculo macrista hacia su persona, tal vez intuyó el mandatario salteño que lo que se pretendía con él era lograr cierta llegada domesticadora sobre el resto de los mandatarios del NOA y NEA, usando como puente para ello la fuerte influencia que el salteño ejerce sobre sus pares regionales, por lo que comenzó desde ese momento a tomar distancia sin cortar vínculos.

En declaraciones recientes, Urtubey dijo: “está la necesidad de conversar, dialogar y construir una Argentina federal en serio. Tenemos buenas expectativas pero tuvimos dos noticias contradictorias como la derogación del decreto de coparticipación a las provincias y el aumento de la coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires. Quiero que le vaya bien a la Capital y a todos un poco mejor”. Estos dichos, de un profundo federalismo, visibilizan cuál es la idea de acompañamiento positivo hacia la gestión Macri, pero sin renunciar por ello a los derechos del resto de las provincias a pelear por la igualdad y equidad en la asignación de recursos y obras que desde la Nación bajan.

En otro tramo de sus declaraciones aseguró: “Tenemos que ser un país en serio y nosotros debemos ser una alternativa que no destruya al adversario sino que brinde una opción superadora”, con lo que Urtubey da su perspectiva de trabajo complementado entre el gobierno de la nación y los gobiernos provinciales de signo político distinto, entre oficialismo y oposición. Una idea de trabajo y gestión basada en la premisa de que lo bueno que proponga la Nación puede aun ser mejorada con los aportes del sector que integra el gobernador Urtubey, lo que redundaría en una maximización de los beneficios para todos, a la vez de contribuir a que esos beneficios sean acordes a las prioridades y necesidades de cada una de las provincias que componen el sector no macrista.

Específicamente, lo que se vislumbra en la posición asumida por el gobernador Urtubey es la reunión y fortalecimiento de un grupo de mandatarios afines partidaria e ideológicamente, con el fin de plantear inquietudes y reclamos colectivamente. Sin declinar derechos propios, ni callar ante posibles favoritismos por parte del ejecutivo nacional a la hora de la distribución de los recursos, o en caso de factibles parcialidades en el otorgamiento de beneficios extraordinarios.

Juan Manuel Urtubey está dispuesto a construir y, en lo posible, unificar una oposición con peso y voz, que aspire a demandar lo que le corresponde a cada una de las provincias no alineadas políticamente con el macrismo, en lugar de esperar resignadamente lo que unilateralmente disponga el ejecutivo nacional. Y a la vez, concebir un espacio con fuerte injerencia en las discusiones y decisiones de todos aquellos temas que conciernan a la región del NOA y NEA, más algunas provincias no comprendidas en esta demarcación geográfica pero que comparten intereses.

El Gobernador salteño, junto a otros 12 mandatarios provinciales, se reunieron hoy con el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, en Casa Rosada, en la que se acordó que el Gobierno se “pondrá al día” con la deuda corriente que tiene la Nación tiene con las provincias en un plazo de cinco semanas.

Por su parte, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, dijo en conferencia de prensa que “hay que reconocer” la buena predisposición del Gobierno para discutir el tema. “Ya el sábado cuando salimos de nuestra reunión en San Juan teníamos la invitación a la reunión de hoy”, dijo.

“Acompañamos la iniciativa del Gobierno. Hay una decisión tomada para que haya una mayor participación de las provincias en los recursos”, dijo, y destacó que como oposición “se puede discutir con firmeza y a la vez contribuir a una Argentina que crezca”.

El salteño habló después de la reunión, celebró que se modifique el sistema actual. Además negó que se haya realizado un trueque de apoyo parlamentario por ayuda financiera a las provincias.

“Me parece bueno que en un país normal, cuando uno plantea una observación, el otro la tome en cuenta. Lo que plantea el gobierno nacional es que la decisión tenga un efecto neutro en la relación Nación-provincia. Había elementos que no hacían que sea neutro, si se corrigen, es una buena señal”, indicó Urtubey.

El mandatario provincial recordó los perjuicios que tuvo Salta durante la época kirchnerista y remarcó la necesidad de que todas las provincias tengan un marco de “equidad” en la relación con la Nación. “Salta, junto a otros tres distritos ha sido una de las más perjudicadas. Vemos con buenos ojos que se modifique el sistema y podamos mejorara la participación de las provincias”, finalizó Urtubey.

Queda claro que, más allá del compromiso de cooperación en la tarea de gobernar la Argentina, de asumir una posición de participación constructiva, y la comprensión en cuanto a que hay ciertas exigencias provinciales, sobre todo financieras, que deberán esperar, Juan Manuel Urtubey está abocado a forjar una oposición contemporizadora pero a la vez exigente, cooperativa pero no cómplice. Un ideal totalmente opuesto al que muchas veces da la impresión pretender el presidente Macri, el de una oposición tibia e intimidada por el poder nacional.