1 día, se termina una campaña única

0
324

Anoche el presidente de Estados Unidos hizo campaña en Florida y estuvo muy lejos del presidente que dijo hace unos meses, no creo que Trump vaya a ser presidente. Sí habrá tenido algún nivel de felicidad porque finalmente la presión de la Casa Blanca, seguramente a pedido de la Clinton Campaing, tuvo su impacto positivo y el director del FBI volvió a decir, en tiempo récord, pudieron revisar los nuevos emails, 650 mil, y que eso que era nueva evidencia para investigar a Clinton y que fue anunciado solo hace 10 días y que el propio Director Comey dijo que no sabía cuánto tiempo le iba a tomar en una semana y dos días se resolvió. Sin embargo quedó claro que Huma Abedin, la principal asesora de Clinton sigue bajo investigación tanto como la Clinton Fundation.

El Presidente Obama dijo anoche que hay que ganar Florida, que es imperativo ganar Florida, y que si se gana Florida la carrera está terminada. Eso es  cierto, lo que nadie esperaba es ver al Presidente poniendo todo en la campaña para tratar de garantizar lo que hace apenas un par de semanas parecía un tema cerrado para Clinton. Pese a que como contamos nosotros, Donald Trump venía acortando la brecha con la candidata demócrata, daba toda la sensación que no le alcanzaba.

El empujón final que le dio Comey produjo un crush en la bolsa de Nueva York que como corresponde hoy rebota y luego de 9 días consecutivos de caída hoy levanta y recupera casi dos puntos. Algunos dicen que obedece a que la mayoría de las encuestas publicadas hoy dicen que mañana Hillary Rodham Clinton será la presidente número 45 electa de los Estados Unidos, otros más habituados a la bolsa dicen que es gente haciendo negocios después de 9 días de caída y es solo gente aprovechando la oportunidad y en algunos casos ganando algunas fortunas. Qué otra cosa hace la gente de Wall Street que no sea ganar dinero.

Sin embargo ayer la cadena Bloomberg publicó una nota en la que afirma que los actores de bolsa mayoritariamente ya dieron su veredicto y ganaría Donald Trump. Algunos dicen que es una extensión del efecto BREXIT y por eso el 91% apostó por la victoria del republicano mañana martes.

Es extraño, no compran el pronóstico de New York Times, que afirma que Trump solo tiene el 13% de posibilidades de ganar o el de 538 que dice que las chances de ganar la presidencia de Hillary Clinton son del 68,5% contra un 31,5% de Donald Trump. Parafraseando a los abogados, otro si digo: Nate Silver el jefe de five thirty eight explicó hace unas horas en la cadena ABC por qué piensa que la diferencia en comparación con la última elección que el mismo día antes de la elección le dio 85,1% a Barack Obama chances de ganar frente a Mitt Romney se explica por dos cuestiones muy importantes. El voto popular está dentro del margen de error. +3 para Hillary Clinton pero en el colegio electoral Secretary Clinton el modelo del 538 tiene apenas 270 votos electorales. Por eso Nate Silver dice que la candidata demócrata está a un solo estado de perder en el colegio electoral, una pelea totalmente ajustada. Es decir el porcentaje refleja una situación de cito: una no terrible seguridad de que Clinton obtendrá 4 años más para el partido demócrata. Ciertamente un Estado, que podría ser Florida, North Carolina o inclusive la mismísima Pennsylvania podría dejar a Clinton, sin importar el voto popular, afuera de la Casa Blanca.

Falta tan poco que las tentaciones son muchas de hacer pronósticos, pero la verdad es que nadie sabe quién ganará. Es técnicamente imposible y tal vez ese sea el final más apropiado para una carrera tan espectacular como la que tuvimos en este 2016.

Tanto Trump como Clinton están este último día sumergidos en una carrera que tendrá a los demócratas cerrando su acto en Philadelphia y a Trump en Michigan, estado que si gana también podría ser un vuelco definitivo.

Se ha dicho en las últimas horas que Trump si o si necesita ganar Florida para tener una esperanza hacia la Casa Blanca. La verdad es que lo mismo cabe para Hillary Clinton. Clinton necesita si o si ganar Florida para mantener la esperanza del Salón Oval, ninguno de los dos puede darse el lujo de perder Florida. Es cierto que si Clinton pierde Florida potencialmente por los números de votos electorales que aparentemente tiene garantizados podría aún tener un camino. Pero son varias las encuestas, incluso la de YouGovUS que dicen que Pennsylvania está en la pelea. Eso significan 20 votos electorales que podrían hacer la diferencia. Dependiendo como salga todo mañana, es posible que la visita de ayer en Minnesota de Trump haya sido una pérdida de tiempo y energía, pero no lo podremos saber hasta que tengamos el diario del lunes, o mejor dicho, del miércoles.

Trump hizo rally multitudinario en North Carolina esta tarde en donde se lo vio con buen humor y duro con Clinton y con el Presidente Obama. En pocas horas sabremos también si fue una estrategia correcta salir con todo contra un presidente que goza de niveles de aprobación muy altos. A priori no parece una gran idea, pero quién puede decirle algo a Mr. Trump que puso la de él para una campaña fantástica y que contra todos los pronósticos logró vencer a todo y a todos, empezando por el establishment de su propio partido. Le dijo al presidente Obama que si tanto le preocupa el medio ambiente sería bueno que deje de contaminar el ambiente utilizando un Boeing 747 por todos lados para hacer campaña. Los niveles de ocurrencia y gracia de Trump la verdad es que han sido formidables y nunca vistos, ni siquiera en la campaña espectacular de Obama en 2008, en la que a diferencia de Donald Trump, el presidente de Estados Unidos contó con todo el apoyo del establishment, su estructura partidaria y por supuesto Wall Street quien después recibió su contraprestación con un gabinete económico muy afín a sus intereses y con un rescate de la administración Obama de unos 700 mil millones de dólares. Obama prometió cambio y cambió poco. Trump posiblemente no goce del mismo beneficio de la duda. El entusiasmo que genera es diferente porque toca sectores que son distintos al del Presidente Obama y posiblemente lo que sirvió para la primaria debió modificarse para la presidencial general y cuando lo hizo ya fue un poco tarde.

Las posibilidades de ambos candidatos están intactas. Clinton contó unas ventajas únicas como ninguna candidata jamás tuvo y veremos si puede coronar mañana. Si miramos las encuestas hoy el caballo del comisario está de su lado, pero hemos tenido este año la sorpresa del Brexit y más recientemente la del referéndum de Colombia por la paz. No por nada hoy Donald Trump dijo, creo que veremos un Brexit plus, plus, plus.

Trump está suficientemente cerca o ganando en Estados que podrían darle la victoria que tanto busca y que tanto miedo genera al pensamiento políticamente correcto de la población mundial. Lejos y caricaturizados quedaron los especialistas que pronosticaban incluso su posible renuncia a la candidatura. Recordemos que esto estuvo por todos lados después del lamentable carpetazo en su audio con Billy Bush.

La moneda está en el aire. En un poco más de 24 horas comenzaremos a saber de qué lado comienza a caer y si tendremos un outsider total en la Casa Blanca o la primer mujer presidente de Estados Unidos como la presiente número 45. En cualquier cosa estamos en las puertas de una jornada histórica que algún día muchos de nosotros se la contaremos a nuestros niños alrededor.

Comments

Dejar respuesta