Entrevista a Félix Piacentini: “Volver a caer en default con un gobierno que no es populista y demagogo lo veo muy improbable”

0
241

Falta un mes y 9 días para que se cumpla un año de mandato de Mauricio Macri. Sin duda fue un período turbulento que estuvo marcado por una fuerte recesión en el consumo y en la actividad económica. A partir del tercer trimestre de 2016 el rumbo se empezó a corregir, pero a paso lento. Podríamos decir que el barco se estabilizó, aunque el país sigue sumergido en una crisis social donde las promesas de campaña se hicieron esperar más de lo deseado. Las primeras cifras del Indec asustaron. Pusieron de manifiesto un modelo económico (populista), que se mantuvo en los últimos 8 años, había colapsado y generado un deterioro social importante. Pero también puso en la mesa que los errores de este gobierno profundizaron la crisis.

Para conocer cuál es la realidad económica que está atravesando Argentina, El Otro País entrevistó al reconocido economista Félix Piacentini, director de la consultora Noanomics. Explicó que en Argentina se está viviendo una “recesión moderada” debido al sinceramiento de las variables económicas. Uno de los mayores problemas a resolver que tiene este gobierno es la inflación. Piacentini detalló que el proceso inflacionario que atraviesa el país podrá ser resuelto recién en tres años. “En 2019 tendríamos una inflación del 5% anual y podríamos decir que hemos domado a la fiera”

Polémico, frontal, controvertido, respetado por muchos y odiados por los gobernadores, Piacentini es voz autorizada para hablar de economía, explicar el actual modelo económico y comentar hacia donde tendría que dirigir sus esfuerzos Argentina para salir de esta crisis. En esta entrevista, Félix habla de todo, inflación, crecimiento, endeudamiento, gasto público, inversiones, importaciones. Imperdible.

¿Cómo definirías la situación económica actual de la Argentina?

La definiría como una recesión moderada, que es un resultado lógico luego de un sinceramiento de variables económicas que provocó un salto temporal en la inflación. Digo lógico porque una devaluación siempre impactará negativamente en el poder adquisitivo de la gente por un tiempo. Estimo que este año la economía argentina podría terminar contrayéndose un 2%, para ya crecer de ahí en adelante en torno al 3% para los próximos años.

Pero esas proyecciones que dicen que se va a crecer un 3% el año que viene. ¿Serían suficientes para corregir la economía?

Son buenas tasas, pero podríamos aspirar a más si redujéramos el lastre que significa el peso del Estado en la economía para el crecimiento. Además, aparece el plano socio político, porque creciendo al 3% es muy difícil sacarle la impresión a la gente que está mejor, cuando muchos comparan con un modelo anterior en el que le regalaban la luz, el gas, y le subsidiaban parte de su salario y viajes con un dólar irreal. Esa fantasía nos llevó a esta situación, pero me preocupa que la gente no entienda que aquello fue a costa de reventar la economía y comerse nuestro stock y el electorado se tiente a volver a votar proyectos populistas. Me gustaría crecer a tasas más contundentes para desterrar esos fantasmas del pasado.

Hay un proceso de endeudamiento externo que por ahora no es parecería no significar un peligro, pero se está utilizando para financiar gasto público. ¿En qué momento esto puede transformar en un peligro para la economía nacional y volver a pasar por litigios internacionales y correr el riesgo de volver a caer en default?

Efectivamente hoy el nivel de endeudamiento no es un peligro inmediato, ya que se encuentra en un 50% del PBI aproximadamente. Ahora, si vamos a endeudarnos a razón de 5 o 6 puntos del PBI por año por no reducir el déficit, pero sobre todo por no achicar el elefantiásico tamaño del Estado quizás al final del próximo mandato presidencial no tengas una situación tan holgada de ese indicador como ahora. Por otra parte hay un efecto bastante negativo del presente endeudamiento, y es la tendencia a la apreciación del peso que provoca la afluencia de abundantes dólares financieros que buscan una rentabilidad positiva en un mundo de tasas negativas. Esto agudiza el atraso cambiario y no es una buena noticia para el sector productivo, y en especial las economías regionales. La posibilidad de una nueva crisis dependerá de a qué ritmo crezcamos y cuánto racionalicemos el tamaño del Estado, pero volver a caer en default con un gobierno no populista y demagogo lo veo muy improbable.

Siempre fuiste muy crítico a la inflación que había en el kirchnerismo. Ahora, con una proyección de una inflación del 1,5% ¿sigue siendo alta? ¿qué tienen que hacer para llegar a una inflación anual de un dígito?

Con una inflación del 1,5% de aquí hasta mediados del 2017 y luego una del 1% para la otra mitad podríamos llegar al 17% añorado por el gobierno. Aunque muchos piensan que es imposible llegar yo creo que si son hábiles en la negociación más bien política y logran quebrar la inercia paritaria pueden alcanzar ese objetivo. Pero incluso si lo hicieran una inflación de dos dígitos sigue siendo alta. Si las metas de inflación lanzadas recientemente por el Banco Central se consiguen con éxito, recién en 2019 tendríamos una inflación del 5% anual y podríamos decir que hemos domado a la fiera. Pero para quebrar la barrera de los dos dígitos creo que no será suficiente con elevar la tasa de interés, que básicamente es la política que hoy aplica el Central para bajar del 40% al 17% deseado, además porque no puede ser una política de mediano plazo, sino que necesariamente deberá entrar en acción la segunda pata del programa que hasta ahora no se activó y que es el ajuste fiscal.

En tu cuenta de Twitter criticas el gasto de los gobiernos en empleo público. Me surgen dos preguntas. ¿Por qué es tan malo ese gasto corriente? y ¿Cómo se lo baja?

Es malo porque gastar en sueldos de empleados públicos en exceso es el menos reproductivo de los gastos. Le estás sacando plata del bolsillo al sector privado para dárselo al sector público. No hay creación de riqueza ni crecimiento asociado, sólo redistribución de riqueza, y enormemente injusta por cierto, de los que trabajan en serio a los que trabajan a veces.

Yo creo que se puede bajar mucho gasto superfluo, y en relación al exceso de empleo público hay que dejar de designar gente por encima del crecimiento poblacional, eso se puede poner por ley, o reemplazar empleados públicos a una tasa descendente a medida que los actuales se vayan jubilando. Además deben reacomodarse las grillas salariales. Hoy en promedio un empleado público argentino gana un 25% más que el privado. No encuentro ningún justificativo para que ello suceda.

¿Cómo se sale círculo vicioso de exceso de empleo público, empleo en negro y falta de empresas?

Se sale con medidas como las que te comentaba de reducción de la tendencia a crear empleo público por encima del crecimiento poblacional. Parando la bola de nieve podemos empezar a gastar más en inversión pública en lugar de en salarios, y dejar de aumentar la presión fiscal para financiar ese exceso en las plantillas públicas. Con más inversión pública (rutas, trenes, puertos, etc.) y menos impuestos estimulás la creación de empresas y empleo genuino, sustentable, productivo y competitivo. No necesitamos más Estado, necesitamos más sector privado, más empresas.

¿Los mercados globales ya están mirando al país como un mercado interesante para invertir o todavía sigue siendo una expectativa del gobierno?

En lo financiero hay muchísimo interés por las tasas que pagamos. En un mundo de tasas negativas ofrecés un 6 al 8% con un peso apreciándose y te llueven dólares. Eso es lo que pasa hoy. Ahora, en cuanto a la economía real las inversiones efectivamente creo que están esperando a ver qué hacemos. Quieren ver si esta vez vamos en serio o si volvemos a caer en lo mismo de siempre. Es como si alguien que fue alcohólico toda la vida de repente te dice que dejó de tomar y te pide plata. ¿Confiás en él y se la prestás enseguida o esperás un tiempo para ver si es cierto? Ese período de espera creo que se define con la elección legislativa del año que viene. Si al gobierno le va bien muchos terminarán de decidirse y traerán sus demoradas inversiones, o reactivarán las pospuestas. Si no, tendremos que seguir esperando la lluvia y conformándonos con garúa.

Decís que detrás de una industria protegida hay un consumidor empobrecido ¿Cómo se soluciona esa ecuación de que no haya una industria perjudicada ni los consumidores paguemos precios tan altos? ¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de abrir las importaciones?

Después de 70 años de protección industrial ciertamente no es fácil y nos llevará tiempo. Como no podés aplicar un shock y abrir la economía de golpe necesariamente tenés que implementar un plan de largo plazo, pero cumplirlo. Es decir, ir sacándole la protección a cambio de nada que tiene la industria hoy a cambio de inversiones que aumenten su productividad y competitividad para que cuando les sueltes la mano puedan arreglárselas solos y no sean siempre los consumidores los patos de la boda. Esto también significa que hay que elegir perdedores y ganadores. Hay sectores industriales en los que no vamos a poder competir nunca, como electrónica o textil masiva. Nos tenemos que sacar ese chip de la cabeza que nos dice que tenemos que producir todo. No, para algunas cosas somos competitivos y para otras no lo seremos nunca. Ahora bien, en ese plan el Estado tiene que hacer su parte quitando progresivamente presión fiscal, aumentando la inversión pública en infraestructura de transporte y logística; y sobre todo manteniendo un clima de negocios y entorno macroeconómico estable y previsible.

Casi uno de cada dos trabajadores en el norte es informal ¿Cómo bajamos el empleo en negro en esta zona que sin duda es la más castigada del país?

Es una versión aguda del mismo círculo vicioso de falta de empresas y exceso de empleo público. Hay una correlación entre esas variables y el empleo en negro. Es decir, donde faltan empresas y sobra empleo público, nuestro Norte, en general hay más trabajo en negro.

¿Por qué?

Porque para financiar ese exceso de empleo estatal hay que invertir menos en obra pública y educación, y subir impuestos. Todo esto desalienta la creación de empresas y empleo formal. También urge reformar el sistema educativo que hoy es una máquina de crear empleo en negro porque la mitad de los chicos no lo termina, y para cualquier trabajo en negro hace falta secundario completo. Además, no produce los contenidos y habilidades que hoy demandan las empresas para sus trabajadores.

¿Estás de acuerdo con el pago de un bono de fin de año? ¿Es necesario para tratar de contener la pérdida de salario que hubo en estas paritarias?

En el sector estatal estoy totalmente en desacuerdo, porque como dije los estatales ganan un 25% más que los privados. Además, en este caso el bono estatal es plata que sale del privado y va al público. El poder adquisitivo que mejorás por un lado lo empeorás por el otro. Y en cuanto al sector privado creo que no es momento porque la rentabilidad está por el piso, y en ese caso es el empleador el que pierde y lleva la peor parte. Si bien quizás para las empresas grandes no signifique gran cosa, muchas Pymes no pueden afrontarlo y puede representar la pérdida de las ganancias del mes. Yo entiendo la postura de los trabajadores, pero lamentablemente es momento de hacer un esfuerzo.

Y la última… ¿Vamos por el camino correcto o hay que hacer un giro antes de que sea muy tarde?

Más que un giro hay que profundizar al ritmo. Si elegimos el gradualismo fiscal cumplirlo, no convertirlo en parsimonia fiscal. Si queremos abrir la economía implementar ya un plan de largo plazo, no abrir un poco y luego cerrar ante las presiones. Conformar a todos no se puede, para cambiar siempre hay que pisar callos y  sacarle la quintita a alguien. Veo al gobierno muy errático en ese sentido. Quizás estén esperando los resultados de las legislativas del año que viene, en el sentido de que si les va bien pueden actuar más firmemente en estos flancos. Si no lo hacen seré menos optimista, aunque siempre recordando que la alternativa era un populismo inviable que nos hubiera llevado al abismo.

Comments

Dejar una respuesta