Villa Nougues, crónica de una renuncia anunciada

0
73

Finalmente renunció el ministro de Salud de la Provincia, Oscar Villa Nougues, quien vivió sus últimos días como un Ministro cuestionado por todos los sectores, incluso por sus pares y compañeros de gabinete, que en los últimos meses debieron muchas veces dar la cara por situaciones de gravedad atinentes exclusivamente a la cartera que titularizara hasta ayer. El anuncio fue realizado ayer por la mañana en la puerta del Hospital Materno Infantil.

“He presentado la renuncia como ministro de Salud de la Provincia, no hice el anuncio con anterioridad, pero es una decisión que ya está tomada y en la que veníamos trabajando desde hace tiempo”, remarcó Oscar Villa Nougués, ante la presencia de periodistas salteños.

Durante los 33 meses que estuvo al frente de la cartera de Salud, tuvo momentos en los cuales no la pasó nada bien. Su gestión fue duramente criticada por los medios de prensa y la opinión popular. Ambos castigaron duramente a Nougués por las muertes por desnutrición de niños aborígenes que ocurrieron durante su administración o incluso las que fueron ocasionadas por el dengue y la gripe A. Hasta dentro del mismo gobierno fue muy resistido, y los rumores dicen que al no tener un sucesor fue casi obligado a mantenerse en el puesto.

“Lo veníamos trabajando con (Juan Manuel) Urtubey desde hacía varias semanas, me dio su total apoyo”, comentó el ex Ministro de Salud y rechazó las muertes infantiles hayan sido fundamentales para la toma de su decisión.

Para dar algunos números sobre su administración, al menos seis niños aborígenes murieron por desnutrición entre 2014 y 2016, casos que se dieron a conocer gracias a la publicación de los medios periodísticos salteños. Durante los siete primeros meses del año Salta tuvo 5.322 enfermos de dengue, lo que la convirtió en la quinta provincia con más casos registrados, de acuerdo con datos del Ministerio de Salud de la Nación. Además, en la provincia hubo siete muertes por esta enfermedad desde fines del año pasado. El saldo de siete muertos por gripe A durante su administración en los meses de invierno también puso en mira su gestión.

El ahora ex ministro jamás podrá exponer números y resultados que refutaran los sólidos e innegables argumentos de sus cuestionadores en cuanto su falta de compromiso (o de idoneidad) para el cargo. Muy por el contrario, siempre se aferró a excusas que justificaran su gestión, absolutamente desentendida de los viejos y acuciantes problemas que afectan al área, y que hacen a Salta ser tapa de diarios demasiado seguido.

La situación sanitaria de Salta es crítica. El devastado panorama que presenta hoy el sistema de salud de la provincia refleja la gestión perdida de Villa Nougues, en que las excusas fueron más abundantes que las acciones y las soluciones. Da la impresión de haber sido un tiempo de acefalia ministerial aún mayor en el que los errores se repitieron constantemente y las excusas estuvieron al orden del día.

Pero para Villa Nougués las críticas hacia su gestión fueron injustas. “Creo que hay un verdadero ensañamiento hacia mi persona, tanto en lo que hace a operativos de la vieja política como también a nivel mediático”, expresó el ex Ministro.

La renuncia de Villa Nougues es infaustamente tardía. Probablemente no haya sido reemplazado antes para evitar el costo político que eso conlleva para un gobierno, sería admitir que su gestión fracasó. Pero en este caso, sostener a un ministro no fue la mejor decisión. Hace ya más de un año, El Otro País advirtió acerca de las calamitosas condiciones sanitarias de los salteños, en especial de los que habitan el interior provincial, las cuales eran confirmadas periódicamente por la noticia de fallecimientos de personas a causa de enfermedades fácilmente curables o por la aparición de nuevo casos de desnutrición extrema.

Todo indica que quien asumirá en el Ministerio de Salud será el doctor Roque Mascarello, quien deberá tener por delante una gestión de efectos reales y concretos más que de exposiciones bonitas y elaboradas. Ya demasiadas vidas y tiempo se perdieron por estatismo, negligencia e indiferencia en lo que concierne nada más y nada menos que la salud y la vida de los salteños.

En cuanto a Villa Nougués no es su fin político. Algunos dicen que tiene aspiraciones políticas en el municipio de Metán y que ese fue el motivo de su renuncia. No quería que su figura se siguiera desgastando. El ex Ministro decidió cuidar su imagen, por ahí, todos los salteños hubiésemos querido que hiciera una autocrítica sobre su cuestionada gestión, algo que por ahora no ocurrirá.

Comments

Dejar respuesta