Un reducto de militantes kirchneristas resiste con amor

0
103

Recientemente se dio a conocer el video sobre el cierre del III Congreso de Comunicación y Periodismo que es realizado por la Asociación Madres de Plaza de Mayo y tuvo como figuras del panel a Víctor Hugo Morales, al intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi; al ex titular de RTA (Radio y Televisión Argentina), Tristán Bauer, y a la presidenta de la Asociación, Hebe de Bonafini. Hasta ahí, parece una noticia normal, un poco atrasada, sobre un actividad realizada por la prestigiosa organización de derechos humanos. Pero lo que llama la atención o mejor dicho lo que preocupa fueron las exposiciones de los panelistas invitados.

De principio a fin, las declaraciones, fueron muy jugosas y aleccionadoras en cuanto a que explícitamente confesaron cuáles son sus concepciones acerca de cómo se desenvuelven en democracia, cómo se debe tratar a los medios de comunicación cuando estos no se alinean, no son afines a la ideología o los intereses de uno, y las libertades que brinda el ejercicio del periodismo y la comunicación tal como ellos lo proponen y practican. Es interesante analizar, como un grupo de personalidades devenidas a menos, intenta explicarle a pibes de 20 años como hay que tratar a la prensa opositora a un gobierno nacional y popular.

El intendente Ferraresi dio una clase magistral de respeto al disenso y a la libre expresión al evocar con orgullo cómo encaró la situación y actuó ante un serio pleito con el Diario Popular, crítico de su gestión: “El Diario Popular tiene un suplemento que se llama El Sureño. Me meten seis tapas para extorsionarme. Yo tenía que hacer una obra de desagüe en ese lugar, donde tienen la distribución del diario, entonces rompo la calle de punta a punta, entonces el diario no puede salir. Me llama Juan Abal Medina y me dice la jefa está re caliente con vos porque ese diario nos ayuda, ¡a ustedes los ayuda! (contesta Ferraresi a Abal Medina).

¿Se entendió? Al medio que cuestiona o critica se debe intentar anularlo, complicarlo y hacerle sentir todo el peso abusivo del poder del estado. Ese estado que les fue confiado, entre otras cosas, para la protección y el respeto de todos. Aun de aquellos que disienten.

Otro tramo brillante de Ferraresi fue aquel en que reveló sus “pequeñas” falencias a la hora de gobernar. Ser obsecuente e incapaz de debatir: “Cuando nos equivocamos los que gobernamos muchas veces tiene que ver con la obsecuencia de los que nos rodean. Para volver tenemos que ser mejores, no ser obsecuentes, tenemos que generar la capacidad de poder debatir. Yo sé, que cuando uno gobierna es difícil debatir”.

Se estarán enterando los habitantes de Avellaneda y demás zonas que comprenden la jurisdicción de Ferraresi, que los problemas irresueltos, las carencias que sufren, y las miserias que se ven desde hace años se deben a que su intendente, Jorge Ferraresi, es “adicto” a la obsecuencia, y tiene “alergia” al debate, al intercambio de ideas, al trabajo combinado con gente de otras ideas.

Otro que descolló con sus afirmaciones republicanas y democráticas a la hora de hablar fue Víctor Hugo Morales, que con su extraordinaria “lucidez” uruguaya nos va haciendo comprender a nosotros, los idiotas argentinos, que en Casa Rosada no hay nada más que una caricatura de presidente. Que cada cuatro años los argentinos vamos a las urnas, pero la mitad de esos argentinos son imbéciles, zombies con el cerebro comido por “un poder fabuloso y diabólico” (Héctor Magnetto, Clarín) y que puede llevar al gobierno a quien ese poder decida. Morales lo sintetizó con las siguientes palabras: “Casi que es una pérdida de tiempo hablar de Macri. Macri es nada, no existe sino existe ese poder fabuloso, diabólico, que lo llevó al gobierno.

Me hubiera gustado preguntarle a Morales: ese poder fabuloso y diabólico que nos quita la voluntad a los débiles mentales argentinos y nos lleva hacia donde quiere, ¿estuvo benigno y magnánimo con el pueblo argentino en los 12 años anteriores, y le permitió elegir a los mejores, en perjuicio de sus luciferinos y capitalistas intereses, y en contra de su satánica naturaleza? ¡Me quedaré con la incógnita de saber con qué “brillantez” uruguaya hubiese evacuado en segundos este interrogante que me atormenta!

Finalmente, como no podía ser de otra manera, Hebe de Bonafini nos dejó una perlita para la historia. Esta vez fue en forma de una invitación que resume sus deseos de paz, de unión y de convivencia: “Si se quieren curar, vengan a la plaza. Cualquier dolor que tengan, marchen con las Madres y les va a agarrar amor, ganas de pelear, de putear, de decir hijo de remil putas. Vamos compañeros, no perdimos la guerra, perdimos una batalla nada más”.

En fin. Resulta vago explicar por qué Cambiemos está satisfecho de tener como enemigo al kirchnerismo, y por qué se empecina en que sean sus contendientes centrales en 2017. Y es que el kirchnerismo se dinamita solo. Cada vez que algún kirchnerista habla, el ciudadano común le prorroga la paciencia y la confianza a Macri.

COMPARTIR
Escribo para @elotropais_ y otros medios. Me preocupa el país por eso aporto ideas con mis notas. Soy un ciudadano del mundo que decidió vivir en Argentina

Comments

Dejar una respuesta