Test de personalidad

0
43

¿Qué tan homofóbico/a es usted?

  • Reunión de amigos en el bar. Usted, ellos y ellas, todos compartiendo charlas y bebidas con total relax y deleite. De repente llegan dos invitados nuevos al grupo, son amigos de una amiga, ambos de sexo masculino. Llegan tomados de la mano sin ocultar que son pareja, ¿usted que hace?:

a) Se presenta amablemente, les ofrece de la bebida que está degustando y entabla una amena conversación para conocer más a fondo a ambos. “Conocer gente nueva es muy gratificante”, dice en sus pensamientos.

b) Se siente un poco incómodo con la situación, aunque saluda correctamente y evita las miradas directas a los nuevos comensales. Más tarde se da cuenta, conversación de por medio, que ambos son personas muy interesantes y agradables. La realizad aniquila al mito.

c) Siente como si le hubieran derramado la copa de vino sobre su camisa nueva. ¿Usted y dos putos en el mismo bar? y ¡¡¡¿En el mismo grupo?!!!… Es totalmente descabellado. Hay que cuidar la reputación así que decide abandonar la reunión, pero no sin antes emitir un par de comentarios a modo de broma sobre los recién llegados.

  • Debate caliente durante la sobremesa familiar un viernes a la noche. El tópico del día: Ley de Matrimonio Igualitario. Mientras come escucha las diferentes opiniones de los oradores, termina de tragar el bocado de suprema a la napolitana y agrega:

a) “Es un rotundo acierto, aunque debería haber estado vigente desde siempre. Esa igualdad la establece primordialmente la Constitución Nacional y la misma no sectoriza en absoluto”, agrega con firmeza.

b) “Yo creo que merecen tener los mismos derechos de casarse que los heterosexuales, pero eso de adoptar no me cierra. Hay que pensar en los niños, quizás la relación homosexual les pueda crear problemas psicológicos”, contesta levantando un poco la voz.

c) “Es una locura total, una aberración. El matrimonio es entre hombre y mujer, porque eso es lo natural. Si siguen con ésta mierda homosexual la humanidad va a desaparecer, ni los putos ni las tortas pueden procrear. Ni hablar de adopción, los van a pervertir a los pobres pibes, si es que no los violan antes. Aparte Dios lo prohíbe”, aclara dando un golpe de puño en la mesa.

  • De paseo por la plaza con su hijo/a pasan a la par de una banca, en la que dos jóvenes sentadas se miran fijamente y se funden un pasional beso. El púber le tironea la manga y le pregunta: ¿Por qué esas dos nenas se están besando? Usted responde:

a) “Porque se quieren, porque no solamente un nene y una nena se pueden besar, sino dos nenes y dos nenas también, porque es lo que eligieron y no hay nada malo en ello. Como elegir entre un auto o una moto, o el color de tus zapatillas. A todas las personas les gusta algo diferente”, contesta orgulloso de su respuesta.

b) “¿Que nenas? No no, viste mal, en realidad eran una nena y un nene de pelo largo. Mirá, allá está la heladería, ¿Querés uno de dos bochas?”, responde temeroso.

c) “No mires corazón, eso está mal. Se besan porque están loquitas, enfermas. Como tu tía Magdalena, ¿te acordás?, la que está internada en ese lugar feo que visitaste hace un par de meses. Bueno, hacen esas cosas malas y si no las castiga Dios las castiga la gente y las encierran en lugares feos, así que ya sabés”, replica asqueado por la situación espantosa que tuvo que presenciar su hijo.

  • Durante una conversación furtiva entre colegas se entera que su compañero/a de oficina es homosexual. Si su compañero/a de años, con quien compartió reuniones, eventos y comisiones laborales. A usted:

a) Le llama la atención que nunca lo haya notado, o no se lo haya comentado su compañero de años, pero no le da mayor importancia al asunto. Continúa todo como si se hubiera enterado que la persona en cuestión es aficionado/a al badmington.

b) Se sorprende. Nunca hubiera imaginado ese hecho. Piensa en cómo será el trato a partir de ese momento y le preocupa que su compañero/a en algún momento se le insinúe.

c) Baldazo de agua fría mezclado con horror. Recuerda inmediatamente cuantas veces se dieron la mano o saludaron con un abrazo o un beso. Siente repulsión, necesita ducharse con urgencia. Acto seguido comunica al jefe de área que desea un cambio de sección, aunque sea en el depósito.

  • Surge una reunión familiar importante convocada por su hijo/a adolescente. Sin dar muchas vueltas les informa a todos los presentes sobre su condición homosexual, la cual ocultó durante mucho tiempo para no herir sentimientos.

a) Se solidariza con su hijo/a, le explica que lo que siente es algo normal y todas sus preocupaciones están infundadas. Lo felicita por su valentía para asumir su sexualidad sin ocultarse y le asegura que nada cambiará negativamente.

b) Se siente apenado, nunca hubiera esperado recibir esa noticia. Sabe que por su “nueva condición” sufrirá la ineludible discriminación por parte de muchas personas. Le hace saber que le brindarán todo el apoyo que necesite, pero muy por dentro espera que “se cure”.

c) Siente la muerte en vida, el dolor más grande que un padre puede sufrir. La más alta traición no puede quedar sin castigo. A continuación le informa al individuo, que alguna vez fue su hijo/a, que debe abandonar el hogar, y olvidarse que tiene lazos familiares. Salvo por supuesto que se retracte de lo informado y justifique todo como una broma o una obra de teatro que está ensayando.

RESULTADOS:

[su_box title=”Mayoría de respuestas “a””]Usted es un magnífico ser humano, entiende y profesa la igualdad de derechos como corresponde, sin salvedades ni corolarios. No es que vayan a escribir una biografía de su vida, pero que no le quepa la menor duda de que gente como usted hacen de éste mundo un lugar mejor. Felicitaciones y nunca cambie.[/su_box]

[su_box title=”Mayoría de respuesta “b””]Usted es homofóbico, pero no se preocupe, no es un monstruo (todavía). Quizás su escuela fue conservadora y por esa razón no termina de aceptar a muchos de sus prójimos como semejantes. La homosexualidad le resulta un tema delicado y suele tratar de argumentar algunas discrepancias con inexistentes teorías científicas, que las escuchó de boca de otra persona homofóbica. Debe entender que la homosexualidad no es una enfermedad ni un defecto, aunque sí lo son la homofobia, la intolerancia y la discriminación. Anímese, todo eso se cura con aprendizaje, empatía y criterio. Abra su mente y acepte que la diversidad es necesaria e inevitable.[/su_box]

[su_box title=”Mayoría de respuestas “c””]Desgraciadamente usted pertenece a otra época (oscurantismo), o mejor dicho a otro plano (infierno). El odio que destila hacia las personas que no comulgan con sus estándares conservadores y retrógrados es espeluznante. Su discurso se confunde perfectamente con el de Joseph Goebbels y su nivel de ignorancia escandalizaría a las mellizas Xipolitakis. No se preocupe por tratar de entender, ni mucho menos de cambiar, porque el funcionamiento de su cerebro es tan pero tan básico, que la única solución para su aborrecimiento gratuito es que se pegue un tiro en la cabeza. De esa forma no renegará más con “putos y lesbianas”, y de paso le hará un favor al universo. Muy para su pesar, debe saber que hay dos cosas que no van a cambiar nunca: su enfoque abyecto sobre la diversidad y la existencia categórica de la homosexualidad. ¡¡¡GO FUCK YOUR SELF, SICK FUCK!!![/su_box]

COMPARTIR
No soy periodista, ni escritor, ni investigador, ni crítico, y tampoco tengo talento literario. Pero ésta sociedad es tan generosa que me brinda un espacio para que escriba lo que se me ocurre. Gracias, gracias gracias.

Comments

Dejar una respuesta