Milagro Sala: “Morales y los jueces que nos tienen detenidas ilegalmente”

0
217

La dirigente social y líder de la Tupac Amarú, Milagro Sala, envió una carta dirigida al 31º Encuentro Nacional de Mujeres que tiene lugar en Rosario. En la misma sostuvo que en la actualidad son varias las mujeres de la Tupac Amaru que están detenidas por “dejar nuestra vida para construir una provincia mejor”.

Sala se encuentra presa desde el 16 de enero, acusada de “instigación” de una protesta de cooperativistas de vivienda frente a la Casa de Gobierno de Jujuy. Desde el penal de mujeres, en el barrio de Alto Comedero, afirma que “Jujuy siempre fue una provincia machista. No me perdonan que las mujeres nos hayamos empoderado, que hayamos estado de igual a igual con los hombres en las obras, que nos hayamos convertido en dirigentes”, aseguró la dirigente tupaquera.

La referente social manifestó que “el gobernador Gerardo Morales y los jueces que nos tienen detenidas ilegalmente no soportaron que una mujer, ademas negra y también india, haya logrado construir miles de hogares, que no fueron casas vacías sino viviendas como las que soñaba Evita, con la escuela, con el centro de salud, con la fábrica, con la pileta”.

Pero Sala y la Tupac Amaru no hacen referencia a los casos de corrupción que atañen a su figura. Milagro Sala tiene que dar explicaciones sobre los manejos discrecionales de partidas presupuestarias enviadas por el Gobierno nacional que hizo su organización.

Mientras la detención de Milagro Sala parece que se complica y se agrava aún más, desde el kirchnerismo siguen presionando para su liberación. Bajo el lema de que Sala es una presa política, hace dos semanas el periodista militante Víctor Hugo Morales firmó una petición de la Tupak Amarú que pide la liberación de la dirigente tupaquera. Curiosamente la noticia tuvo poca cobertura, casi ninguna diría. Esta firma se suma al reclamo de muchos ex dirigentes K como Guillermo Moreno, el ex titular de Aerolíneas Argentinas Mariano Recalde , el ex jefe del AFSCA Martín Sabbatella, los diputados nacionales Eduardo “Wado” de Pedro y Andrés Larroque , los legisladores del Parlasur Daniel Filmus y Agustín Rossi, el referente de MILES Luis D’Elía, y la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

INVESTIGACIÓN

El fiscal anticorrupción de la provincia de Jujuy, Joaquín Millón Quintana, consiguió documentos que acreditan que Sala y algunos de sus colaboradores viajaban a Capital Federal en forma asidua, con el fin de agilizar expedientes que les permitiera el otorgamiento de fondos para la construcción de viviendas que nunca se finalizaron.

Mediante datos aportados por Aerolíneas Argentinas, se pudo establecer que durante los años 2014 y 2015 Milagro Sala y sus colaboradores realizaron viajes a Buenos Aires, lo que da veracidad a la denuncia de la ex diputada Mabel Balconte, quien reveló que Sala en persona era la encargada de llevar a Buenos Aires los “retornos” productos de la obra pública, y que los destinatarios eran Máximo Kirchner y el diputado nacional por La Cámpora Andrés “el cuervo” Larroque.

Una investigación encarada por la justicia jujeña desentrañó una millonaria estafa que consistía en recibir fondos del gobierno nacional para la construcción de casas que no se levantaban pero sí se informaban a la Subsecretaría de Desarrollo Urbano, que dependía del actual diputado nacional Julio De Vido y del encarcelado José López, como terminadas y adjudicadas. Esto habilitaba a La Tupac y Milagro Sala en especial a recibir más y nuevos fondos, con lo que el círculo de la estafa volvía a repetirse una y otra vez.

De acuerdo a constataciones llevadas a cabo por la Oficina Anticorrupción de la provincia de Jujuy, las viviendas que no se construyeron o que fueron apenas iniciadas en lo elemental (inhabitables, y en muchos casos con deterioros que hacen imposible su terminación) serían unas 1.500 distribuidas en 10 municipios jujeños, a pesar de que el dinero para su completa construcción fuera íntegramente girado desde el ministerio que dirigiera Julio De Vido. El monto estimado de este desfalco asciende a los 700 millones de pesos de aquel entonces, lo que actualizado a la fecha da una cifra podría superar los 1.200 millones de pesos.

Millones de pesos, viviendas sin terminar, ilusión de los jujeños, oportunidades de mejorar esencialmente sus vidas, el sueño de la casa propia, progreso personal y tantas otras cosas que fueron arrebatadas a los más pobres por aquellos que despotricaban y resitían con aguante al neoliberalismo, el capitalismo salvaje.

¿Qué tendrán para decir, con qué descarado sofisma nos saldrán ahora los hipócritas que nos hablaban de lo nacional y popular, de las reparaciones históricas, de los desagravios hacia los pueblos originarios, de la opción por los pobres y todas esas excelsas proclamas y tomas de posición que ensuciaron y usaron para enriquecerse?.

¿Seguirán honrando como a una heroína social a Milagro Sala? ¿Seguirán marchando con su rostro pintado en pasacalles y carteles exigiendo su libertad? ¿Seguirán afirmando que su detención es política?

Debe la justicia comenzar a incautar los bienes de quienes desfalcaron por millones, e inmediatamente destinarlo al cumplimiento de aquello para lo que originariamente estaba destinado: el anhelo de la vivienda, la luz, el agua, los hospitales y las escuelas para millones de estafados sistemáticamente por delincuentes mimetizados de dirigentes sociales y otras yerbas.

Debería hacerlo desde hoy mismo, para sanar a todos esos a quienes la justicia social les llegó sólo a los oídos vía teleconferencia y cadena nacional.

Comments

Dejar una respuesta