¿Qué son los fondos buitres?

0
15

Actúan como aves rapaces, de allí su denominación y no abandonan la vigilia hasta cobrar el valor nominal de bonos más cuantiosos intereses sobre deudas compradas por centavos.

El fallo del Juez Thomas Griesa comprende el pago de u$s1.500 millones a fondos buitre y treparía a 15.000 millones con bonos que siguen en default en el país.

Esa cifra incluiría la totalidad de los bonos en default cuyo pago podría ser reclamado por el 7% de acreedores que no entraron a los canjes de deuda anteriores.

El reclamo original de los fondos buitre se inició por 428 millones de dólares, que de acuerdo a la justicia de Estados Unidos hoy representan 1.500 millones de dólares al incluir capital e intereses punitorios.

¿Pero que son los fondos buitres?

Tradicionalmente se conoce como “fondos buitre” a organizaciones que operan en las economías de todo el mundo detectando una deuda impaga y saldándola ante el acreedor.

Luego de ese paso inicial presionan al deudor para forzarlo a pagar sumas más elevadas que la deuda original, incluso bajo amenaza de llevarlo ante un tribunal.

Son fondos especuladores que compran a precio módico deuda de países pobres en problemas económicos y financieros con el propósito de entablar procedimientos judiciales para obtener sumas considerablemente mayores a la deuda original.

En el sistema financiero internacional, cuando un país tiene problemas económicos y se presume que la situación tiende a desmejorar, sus bonos y emisiones de deuda pierden valor en el mercado, generando la necesidad de los bonistas o tenedores de aquello títulos de desprenderse de ellos a bajos precios.

Precisamente en ese momento aparecen los fondos buitre comprando aquellos títulos. Esta situación se dio en América Latina a partir de las crisis financieras de fines de los ’90 y particularmente con el default argentino de 2001, pero también ocurrió en muchos países de África y actualmente en algunos europeos, como por ejemplo Grecia.

Los fondos buitres, entonces, actúan como aves rapaces, de allí su denominación. No abandonan la vigilia hasta comerse los despojos, en este caso persiguiendo obstinadamente cobrar el valor nominal de bonos más cuantiosos intereses sobre deudas compradas por centavos, generalmente a países en desarrollo que sufren o sufrieron crisis económicas agudas.

Hoy en día son muchos los países del mundo que se encuentran en esta situación, actuando los fondos buitre sobre ellos de manera ofensiva. En este sentido, recientemente, Liberia, Zambia, Congo, Perú, Ecuador y Argentina fueron objetos de demandas presentadas por estos grupos.

Sin embargo, los fondos buitres no distinguen entre países ricos y países pobres ya que actualmente han adquirido bonos de la deuda griega especulando con un posible default del país para comenzar a accionar.

Así es que proceden frente a aquellos países que ofrecen restructuraciones de deuda y de la mano de aquellos que no aceptaron los diferentes canjes con el objetivo final de -en virtud de la capacidad económica que disponen para hacer frente el tiempo necesario para estas soluciones- poder efectivizar el cobro de la deuda original sumados sus intereses.

Estos fondos buitre operan buscando juzgados afines, como el del juez Thomas Griesa en Nueva York. Y cuando no operan a nivel local en Estados Unidos a partir de todos estos estamentos encuentran en organismos como el CIADI un ámbito de presión de carácter internacional.

Efectivamente el CIADI, un tribunal arbitral creado en 1965 con sede en Washington y dependiente del Banco Mundial, se dedica a resolver controversias entre países e inversores extranjeros, pero básicamente pretende dar garantías a los inversores frente a las “arbitrariedades” de los gobiernos de los países que reciben estas inversiones. De esta manera, se transforma en el reflejo legal del concepto de seguridad jurídica.

El Parlamento británico votó en 2010 la prohibición de los llamados “fondos buitres” que sacan provecho de la deuda de países del tercer mundo Una de sus primeras consecuencias fue impedir que un fondo cobre a Liberia £12 millones por una deuda que databa de 1978.

El caso argentino

Como siempre, el accionar de estos fondos comienza con las dificultades económicas y financieras de los países. En el caso argentino, luego de las emisiones de deudas anteriores al año 2001 nuestro país ingreso en default, intentando desde entonces cumplir con sus obligaciones, ofreciendo dos canjes de deuda, a los que ingresaron la mayoría de los bonistas, minoristas y mayoristas, que reconocieron el esfuerzo realizado por Argentina para regularizar su situación y consideraron aceptables las condiciones de los canjes ofrecidos.

Entre los dos canjes, el de 2005 y el de 2010, alrededor del 92% de los tenedores de deuda aceptaron el ofrecimiento argentino, lo que hecha por tierra el argumento de los fondos buitres de que la “oferta” argentina era inaceptable.

El resto de la deuda se encuentra en manos de estos fondos, al igual que las demandas de empresas que se vieron perjudicadas por la pesificación de deudas argentinas y el abandono de la Convertibilidad post 2001 operando de acuerdo a lo ya expuesto, es decir, buscando el espacio y el lugar adecuado para hacer valer sus exigencias, siendo el departamento de Estado, el Banco Mundial, el CIADI o la justicia norteamericana.

En este sentido, el nivel de demandas que tiene o tuvo el país parece ser entonces directamente proporcional al abandono de las políticas de los ’90, y estos litigios marcan el nivel de dependencia y relación que las políticas llevadas adelante en aquella década con las políticas de libre mercado sin intervención estatal. Al mismo tiempo, es también coincidente el peso específico de estas demandas al alejamiento del FMI del control de las políticas económicas en nuestro país.

Actualmente, el listado de fondos que accionan en contra de Argentina asciende a 47. Sin embargo, se trata sólo de variaciones en la composición accionaria entre los mismos fondos buitre, que se identifican por alguna letra o número. El Banco Mundial estima que más un tercio de los países que han cumplido los requisitos de sus respectivos programas de alivio de la deuda han sido blanco de al menos 26 fondos buitres, que han recibido hasta ahora pagos por un total de US$1.000 millones.

 

Fuente: http://www.eldiariodecarlospaz.com

COMPARTIR
Queremos hacer algo que te informe, que te guste y que en algo te cambie. No pedimos mucho, sólo que nos leas.

Comments

Dejar una respuesta