Olmedo presentará un proyecto para construir un muro “tecnológico” en las fronteras del país

0
438

De repente en Argentina, los paraguayos, los bolivianos y los peruanos se convirtieron en el motivo de todos nuestros males. En nuestro imaginario social son ellos los causantes de la delincuencia y la inseguridad que sufrimos en el país. Frases como: “Los bolitas vienen a robar nuestros empleos”, “los peruanos son todos narcos”, “los paraguayos son los más chorros” solo desnudan el nivel de racismo y xenofobia que poseen los argentinos. Exteriorizan el desprecio que tienen, no solo hacia el inmigrante, sino a la raza humana. Pero esas frases de odio, no solo están cargadas de un fuerte racismo y xenofobia, sino de una gran ignorancia.

En los últimos meses, parece que la palabra “muro” es la solución a nuestros problemas ya que está presente desde hace un tiempo en la agenda de nuestros políticos. Mientras algunos bregan por la construcción de una muralla entre Bolivia y Argentina desde el Gobierno nacional niegan que se vaya a pasar eso. Por suerte, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich en diálogo con El Tribuno descartó de plano la construcción de un muro con el vecino país. Pero hoy, el Diputado Nacional por Salta, Alfredo Olmedo, volvió a reavivar ese tema. En un parte de prensa enviado a los medios, el salteño afirmó que presentará un proyecto de ley para que Argentina genere un muro con gendarmería, drones, lanchas y aviones en todas las fronteras del país. “Es necesario anteponer los intereses de los argentinos por sobre los del resto”, expresa el comunicado.

Horas antes de este comunicado, el legislador nacional había expresado en C5N lo siguiente: “Si no quieren hacer un muro de material hay que hacer un muro de seguridad donde se pase por un solo lado, no por donde quiera la gente”. Pero me surge una pregunta sobre la siguiente frase que expresó el legislador durante la entrevista: “si no quieren hacer un muro de material”. ¿Indirectamente está pidiendo que se alce una muralla entre los dos países? ¿Tendrá idea Olmedo del alto costo financiero que tiene llevar adelante un proyecto de semejante magnitud?. Al igual que Trump, capaz que Olmedo tiene pensado cobrárselo a su vecino, en este caso Bolivia. Lo cierto, es que el diputado nacional en la actualidad habla de un “muro virtual” donde las fuerzas nacionales de seguridad controlen las fronteras aunque por abajo intente deslizar otro pensamiento.

Volviendo al parte de prensa, el legislador también se mete en la polémica de la inmigración. La lógica simplista nos lleva a pensar que los argentinos estamos en la senda del señor y que los inmigrantes son la razón de todos nuestros males. “Yo no soy racista ni xenófobo” rezan millones de argentinos todos los días mientras piden que se echen a miles de inmigrantes que llegaron en busca de derechos que su país no logró darles. “No es posible que mientras millones de compatriotas están desempleados, no acceden a una salud digna y viven entre rejas dentro de sus hogares ante la falta de seguridad, personas que ingresan de manera ilegal gozan de los beneficios que el Estado no le puede garantizar a nuestro pueblo obteniendo trabajos en condiciones irregulares, atendiéndose en nuestros hospitales y soportando la inseguridad por culpa de delincuentes que escapan de países vecinos ahondando aún más el temor en nuestro territorio”, agrega Olmedo. “Acceden a beneficios del Estado” expresa el legislador pero no cuenta que esos inmigrantes ilegales que tanto le molestan son esclavizados y condenados a trabajos por cincuenta pesos y un plato de comida.

Por ejemplo, pocos argentinos conocen el apoyo peruano que tuvo Argentina en la guerra de Malvinas. A Perú le debemos diez Mirage V con su parque de misiles Exocet, obuses, bombas de 500 kilos y el concurso eventual de pilotos peruanos en determinadas acciones de bombardeo de unidades navales ingleses. Pero le debemos algo más importante a Perú y es que decidió involucrarse en la guerra, casi en solitario.

Pero la política de endurecer los controles en la frontera no provienen solo del “Trump argentino”. Hoy, el Gobierno finalmente publicó en el Boletín Oficial el decreto que modifica la Ley de Migraciones, impone controles más estrictos para evitar la presencia de delincuentes extranjeros y define los parámetros de la nueva política migratoria del país. Ahí se exponen cuáles serán los impedimentos y los motivos para echar a un extranjero. Obviamente estoy en acuerdo con que se expulsen a delincuentes que provienen de otros países o inmigrantes que delinquen en Argentina, pero temo que esta medida termine formalizándose en una caza de brujas hacia los inmigrantes.

Para Olmedo, por las fronteras del norte del país cualquier persona pasa caminando sin control alguno, algo que puede ser verdad, pero lo malo es que para el legislador todos los que pasan caminando son delincuentes. “La droga ingresa como si fuese harina matando a nuestros jóvenes. Es por ello que se hace imperioso generar un muro de seguridad con todos los instrumentos que estén al alcance de las fuerzas de seguridades nacionales para evitar todos los inconvenientes que estas circunstancias traen a la Argentina. El aeropuerto de Ezeiza está controlado, por qué entonces no controlar las provincias?”, se preguntó Olmedo.

Seguro que hay que equipar a las fuerzas de seguridad con tecnología que los ayude a tener un control más real sobre las fronteras de nuestro país. Pero les puedo asegurar que si echáramos a todos y cada uno de los inmigrantes que viven en Argentina no cambiaría nada en absoluto. La tasa de criminalidad seguiría siendo la misma. La delincuencia está más relacionada por la exclusión social o factores económicos que al origen de esa persona. Mientras los gobiernos no decidan tener políticas públicas concretas y consensuadas para atacar a la marginalidad la criminalidad seguirá creciendo sin importar de que nacionalidad sea ese delincuente.

COMPARTIR
Mail: martin@elotropais.com.ar

Comments

Dejar una respuesta