Hola, mis soldaditos, soy la Grieta

0
172

Bueno, no hace falta que me presente demasiado, ya que soy parte de tu vida y me conoces mejor que a muchos de tus familiares y amigos. Estoy en todo lo que digas o hagas, y hasta te acompaño y aconsejo cuando estás solo y bosquejas mentalmente lo que vas a decir, lo que vas a opinar, lo que contestarías en caso de que te preguntaran tal cosa o tal otra, y los argumentos que expondrías en cada situación.

Yo estoy dentro tuyo y, aunque creas o intentes convencerte de lo contrario, no soy tu libertad de pensamiento, de acción, de expresión ni nada de eso. Tampoco soy tu convicción, ni tus ideales. Soy todo lo contario, soy tu carcelera y rectora tirana. Yo direcciono tus odios y tus aprecios, tus aprobaciones y rechazos, tus loas y tus groserías, tus alegrías y tus broncas.

Yo estoy en el medio, y he dispuesto que unos muchos estén de este lado y otros muchos estén del otro lado. Y cada uno, desde su respectivo bando, debe lograr, o por lo menos intentar con todo su odio, la destrucción de los que están del otro lado.

Pero no vayas a creer que la ubicación de unos y otros es miti-miti en cada bando. No es que la mitad de la Argentina está de un lado y la otra mitad del otro. Para nada.

Dentro de mí están mis creadores y nutridores. Los que te hablan de la “Década ganada”, de “La pesada herencia”, de Lázaro Báez, de Ángelo Calcaterra, de Cristóbal López, de Fernando Niembro, los que te hablan de la ruta del dinero K y los que machacan con las cuentas of shore, los que te dicen que dejaron un país funcionando, y los que te dicen que recibieron un país en ruinas, los que ayer aprobaban todo y hoy se oponen a todo y viceversa. Todos ellos están aquí, todos juntos, bien comidos, bien vestidos, calentitos, descansando en sus residencias o quintas, charlando de viajes al exterior y autos importados. Ninguno está preocupado por su factura de luz o gas, ninguno está intranquilo porque vea peligrar su trabajo, ninguno viene de pasar la noche en un hospital para conseguir un turno, ni va a comprar medicamentos genéricos ni alimentos de segundas marcas, y ninguno llegó hasta aquí en colectivo o subte y quejándose del precio. No, ellos están súper ocupados discutiendo el poder. Unos están pergeñando cómo volver al poder, y los otros están viendo la manera de permanecer en el poder.

No están entregados a la tarea de cumplir tus anhelos, mejorarte la vida o satisfacer tus necesidades. Nada de eso. Ellos están ocupados en cumplir SUS sueños y ambiciones, mejorar aún más SUS vidas, y satisfacer SUS necesidades y mucho más. Y ahí sí, en esas discusiones, es donde entras vos, porque para eso se van a valer de TUS necesidades, TUS sueños y que des la vida por ellos.

Por ahí se muestran peleando entre ellos y te meten a vos en el medio, diciendo que lo hacen por vos, que se deben a vos, que luchan por vos, que te defienden y que te quieren dignificar de una vez y para siempre. Pero cuando se apagan las cámaras o entran a sus despachos, todos ellos se dan la mano, se abrazan, son amigos, se ríen y hasta hacen programas de fin de semana juntos.

Vos y tus problemas quedan del otro lado de la puerta, del otro lado de la pantalla. No pueden estar pendientes de tu pobreza, tu miseria, tu desempleo, tu hambre, tu falta de atención médica, tu inseguridad, tu decepción y tu bronca. Ya está, ya dijeron al aire, en diputados o senadores o en alguna entrevista o en algún documento que están indignados por todo lo que sufriste y estás sufriendo, y del otro lado contestaron que están trabajando para solucionarlo. ¿Qué más quieres?. Ahora hay que dejarlos que se ocupen de los suyo: pelear cargos partidarios, comenzar a manijear candidatos para las legislativas del año que viene, entongarse para zafar de alguna investigación, convencer a legisladores para que apoyen sus leyes, transar impunidad a cambio de apoyo, ocuparse de sus inversiones y negocios y sobre todo, distraerte: algunos, de lo que hicieron antes. Y otros, de lo que están haciendo ahora.

Para eso me crearon a mí, por eso existo. Porque todos ellos te necesitan a vos sacado, fanatizado, ciego, irracional y con una sola mirada fija e inalterable. No vaya a ser que se te dé por pensar y analizar, y salgas reconociendo aciertos y cosas buenas a los del otro lado. De ninguna manera, ellos necesitan que sigas dónde estás y cómo estás, porque la división es su fortaleza. Y gente como vos les asegura el voto, la existencia, la vigencia y, lo más importante, una vida sin sudores pero con abundancias y lujos.

Chau, nos vemos en un rato.

COMPARTIR
Queremos hacer algo que te informe, que te guste y que en algo te cambie. No pedimos mucho, sólo que nos leas.

Comments

Dejar una respuesta