El negocio del sexo, una cuestión de familia

0
220

Cómo operan las redes prostibularias de Tucumán. 

Tercer trabajo de investigación sobre crimen organizado, realizado por FOPEA en el marco del proyecto La Otra Trama

Los focos rojos en la puerta indicaban que no eran bares como cualquier otro. Durante años, los prostíbulos tucumanos convivieron como una postal más de la ciudad y a pesar de las prohibiciones legales actuaban sin tapujos. No existía la clandestinidad, aunque sí la complicidad política y judicial para que funcionaran. Basta analizar a las principales organizaciones que operaron en la provincia para descubrir que se trataba de negocios familiares, manejados por una pareja que involucraban a hijos, hermanos, primos o sobrinos.

Esta investigación desnuda el manejo de las tres grandes redes prostibularias de Tucumán, que funcionaron hasta hace poco tiempo. La Justicia Federal avanzó con el procesamiento de dos de estas organizaciones. Hoy los burdeles se han camuflado en “departamentos privados”, luego del juicio oral por la desaparición de María de los Ángeles “Marita” Verón.

Los especialistas afirman que hay más de 40 casas o departamentos en los que hay mujeres prostituidas, y crecieron los servicios de desnudistas o “masajistas” a domicilio. Sólo el 20 % trabajaría por su cuenta, de acuerdo a una estimación de la división Trata de Personas de la provincia. El resto debe rendir a un proxeneta lo que obtiene con el comercio sexual.

Las tres organizaciones investigadas, denominadas Crillón, California y JC, tienen varios puntos en común: encontraron en la noche y el sexo un combo perfecto para su negocio, están integradas por miembros de una familia, y tienen o tuvieron, conexiones que les permitieron obtener habilitaciones y evitar clausuras.

La investigación El negocio del sexo, una cuestión de familia, convertida en especial multimedia, fue realizada por el socio Gustavo Cobos, con la tutoría periodística de Daniel Santoro y editado por el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA).

Para leer la investigación “El negocio del sexo, una cuestión de familia” apretá acá.

552589664fcf3

DATOS DESTACADOS

    1. Un “pase” en un prostíbulo es cobrado, en promedio, $160.
    2. Se calcula que una mujer atiende unos 10 clientes por noche a $1600 por noche ($9600 por seis días a la semana? $ 38.000 al mes.
    3. La fundación María de los Ángeles afirma que en 2012 los fines de semana la facturación diaria era de $60.000, lo que proyectado a 2015 rondaría los $ 180.000.
    4. Los tres organizaciones investigadas, se llaman Crillón, California y JC.
    5. El Crillón, es una de las pocas organizaciones que aún no ha sido procesada por la Justicia.
    6. Los cabecillas de El Crillón tienen propiedades en el norte de Tucumán y la AFIP otorgó la inscripción a Lupercio para operar en actividades financieras.
    7. Luis Roberto Gambandé operaba, propietario del “JC”, fundió en 1999 el primer local de desnudistas en Tucumán, en el que hizo trabajar a sus hijos.
    8. Gambandé fue procesado por trata de personas, pero la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán dijo que lo suyo era un negocio de explotación sexual, no de trata.
    9. Mujeres que fueron explotadas en los locales de Gambandé eran evniadas a shows privados en casas de políticos y funcionarios.
    10. Mercedes Medina, una mujer que fue víctima de explotación sexual e ingresada al mundo prostibulario muy joven, fue la dueña de California y de Night Club.

fopea 1

Mapa Gatero:

Ficha técnica:

AUTOR

· Gustavo Cobos

TUTOR PERIODÍSTICO FOPEA

· Daniel Santoro

FOTOGRAFÍAS

· Inés Quinteros Orio

· Gentileza Archivo Diario La Gaceta

· Gentileza Fundación María de los Ángeles

VIDEOS

· Álvaro Medina

· Fernanda Bustamante

DISEÑO Y DESARROLLO MULTIMEDIA

· Javier Elliot

· David Barcenilla

· Natalia Zaragoci

COORDINACIÓN DE DESARROLLO MULTIMEDIA FOPEA

· Vanina Berghella

IMPLEMENTACIÓN DIGITAL FOPEA

· Pablo Hamada

PRODUCCIÓN INTEGRAL DE FOPEA Y LA OTRA TRAMA

COMPARTIR
Queremos hacer algo que te informe, que te guste y que en algo te cambie. No pedimos mucho, sólo que nos leas.

Comments

Dejar una respuesta