2 días, la agenda final

0
100

Solo faltan 48 horas para la elección histórica que para los medios mainstreams sigue teniendo a Hillary Clinton como favorita, aunque ciertamente ninguno de ellos oculta el momentum de Donald Trump y se les nota cierto grado de preocupación al respecto.

En El Otro País hemos intentado, creo con relativo éxito, contar la otra campaña. La campaña que no está vinculada con la propaganda basura a la que tristemente se sumó una parte importante, o mejor dicho mayoritaria, del periodismo argentino y los mainstream medios también. Por ejemplo mientras la nota central del New York Times, gran aportante y supporter de la campaña de Hillary Clinton es sobre que Hillary Clinton no está muerta y conserva esperanzas gracias al voto anticipado La Nación publica una nota basura que además confunde a los lectores. ¿en qué? En la  centralidad de la discusión.

La discusión en las últimas 48 horas de la campaña presidencial no pasa ni cerca de si Melania Trump trabajó como modelo de Eslovaquia en Estados Unidos antes de tener la Green card o no. En cambio sí es tapa del diario más vendido de Nueva York cómo Secretary Clinton le ordenó a su mucama que imprimiera material clasificado en su casa. Es decir rutinariamente Secretary Clinton violó la ley federal de Estados Unidos mientras era una de las funcionarias más altas de la administración Obama.

Mientras ABC/Post y otros venden un posible rebote de Hillary Clinton uno ve la campaña de Clinton moverse como si intentara no perder o no perder vergonzosamente. Vergonzosamente sería haber instalado que Secretary Clinton le ganaba por paliza a Donald Trump y estar ante la inminencia de lo contrario.

Según el promedio de encuestas de RCP (Real Clear Politics) Trump sellando la victoria podría acceder a la Casa Blanca, sin necesidad de ganar Colorado, Michigan y Pennsylvania. Tal vez eso sea lo que explique por qué la campaña de Clinton está yendo detrás de todos esos estados que hace años, alguno hace 30 años, no tienen victoria republicana en las presidenciales.

Los medios intentan en su último tiro incidir un poco. El tema es que la estrategia no es clara ni uniforme. Por momentos admiten la avalancha de Trump, tratando de movilizar los poco entusiastas votantes de Clinton y por otros intentan instalar de que la carrera está bastante cerrada del lado de Hillary Clinton.

Solo estamos a 48horas de poder descubrir de una manera contundente qué pasa.

Mientras tanto Trump y Clinton hacen 5 y 3 rallies respectivamente en este súper domingo de campaña electoral. El último por los próximos 4 años.

Comments

Dejar una respuesta